Hallan una tumba de la dinastía XI en Dra Abu el-Naga

El Proyecto Djehuty ha localizado una galería subterránea perteneciente a un noble de la dinastía XI, pero cubierta de restos humanos y vasijas de la dinastía XVII

1 / 4

1 / 4

Proyecto Djehuty

Proyecto Djehuty

La cámara norte tiene un agujero en su muro derecho a través del cual se accede a una gran galería subterránea. 

© PROYECTO DJEHUTY / CSIC

2 / 4

Proyecto Djehuty

Proyecto Djehuty

Una de las piezas halladas por los arqueólogos del Proyecto Djehuty. 

© PROYECTO DJEHUTY / CSIC

3 / 4

Proyecto Djehuty

Proyecto Djehuty

El suelo del pasillo y del pasadizo en rampa está cubierto de restos humanos y vasijas de cerámica que datan de la dinastía XVII.

© PROYECTO DJEHUTY / CSIC

4 / 4

Proyecto Djehuty

Proyecto Djehuty

la tumba debió pertenecer a un noble de la dinastía XI, pero el espacio funerario fue cubierto de restos humanos y vasijas de cerámica de la dinastía XVII.

© PROYECTO DJEHUTY / CSIC

11 de junio de 2014

La misión arqueológica del Proyecto Djehuty, dirigida por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha realizado un nuevo descubrimiento en la colina de Dra Abu el-Naga, en Luxor, la antigua Tebas. El 10 de junio anunció el CSIC el hallazgo de una gran tumba subterránea de la dinastía XI, perteneciente a un noble y de unos 4.000 años de antigüedad. En los últimos cuatro años los trabajos de excavación se han localizado al oeste del patio que conduce a la tumba de Djehuty, un área que hasta 2007 estaba ocupada por las casas de un poblado que fue demolido, pero su población fue realojada en un pueblo con casas nuevas. Las excavaciones realizadas en los últimas cuatro campañas se sitúan a metro y medio por debajo de las antiguas casas.

En la última campaña se han excavado tres pozos de la dinastía XVII. Uno de ellos, muy cercano a la entrada del patio de Djehuty, desciende seis metros y, al fondo, se abren dos cámaras sepulcrales pequeñas. La cámara norte tiene un agujero en su muro derecho a través del cual se accede a una gran galería subterránea. Ésta discurre a lo largo de más de 20 metros y gira en un ángulo de 50 grados para descender en rampa durante 20 metros más, hasta llegar a una cámara sepulcral cuadrangular de la dinastía XI. "Las dimensiones de esta estructura subterránea son considerables, lo que no deja duda de que la tumba perteneció a un miembro de la familia real o a un cortesano de alto rango. El suelo del pasillo y del pasadizo en rampa está cubierto de restos humanos y vasijas de cerámica que datan de la dinastía XVII, lo que parece indicar que la tumba fue reutilizada en aquella época", explica José Manuel Galán, investigador del CSIC y director de las excavaciones.

Esta nueva tumba puede arrojar luz sobre los tiempos de la dinastía XI, una época de la que se tiene poca información. "Es un período de la historia de Egipto del que se conoce poco; se sabe que hubo una guerra civil que precedió a la reunificación política del Alto y Bajo Egipto bajo un solo monarca, Montuhotep", añade Galán. El Proyecto Djehuty está financiado por Unión Fenosa Gas y cuenta con la colaboración del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.