Roma

Hallan una estancia de la era imperial

El servicio técnico de Italgas descubre casualmente un espacio vacío y profundo bajo la Via Alfonso Lamarmora, en Roma

1 / 2

1 / 2

Estancia imperial

Estancia imperial

Restos de pintura al fresco en la estancia de época imperial.

Foto: Soprintendenza Speciale per i Beni Archeologici di Roma

2 / 2

Estancia imperial

Estancia imperial

En la estancia se observan frescos con recuadros rojos y motivos florales.

Foto: Soprintendenza Speciale per i Beni Archeologici di Roma

12 de diciembre de 2015

Para realizar una excavación en Roma, por pequeña que sea, se necesita una autorización de la Superintendencia Arqueológica. Cuando el servicio técnico de Italgas abrió el suelo en la Via Alfonso Lamarmora, a unos pasos de la Piazza Vittorio, apareció un espacio vacío y profundo... y también aparecieron los arqueólogos, que inspeccionaron el lugar. Ese espacio recóndito nunca antes había sido iluminado con una luz eléctrica y la luz solar hace siglos que dejó de penetrar. Esto ocurrió en noviembre.

"Tras un primer análisis creemos que podría tratarse de un ambiente de comienzos de la era imperial [siglo I a.C.], pero aún no sabemos nada sobre su pertenencia", explica la arqueóloga Giorgia Leoni a este medio. "La estancia tiene unas dimensiones visibles de unos 2,25 metros de largo y 0,75 metros de ancho, pero en el lado este se abre una galería subterránea con paramento en opus reticulatum y de unos cuatro metros de longitud. Se observan frescos con recuadros rojos y motivos florales en algunas paredes y también los hay en la bóveda de cañón que cubre la estancia", añade. Todo parece indicar que se trata de una habitación de una residencia suntuosa.

La zona de la plaza Vittorio Emanuele II, llena de floristerías y al lado de la estación de Roma Termini, tiene "un gran interés arqueológico, ya que antiguamente estaba ocupada por los Horti Lamiani, conocidos a través de las fuentes antiguas". El emperador Calígula, tachado de extravagante y megalómano, adoraba este conjunto de jardines, emplazados en la colina del Esquilino. Calígula fue enterrado en los Jardines de Lamiano de forma precipitada, según Suetonio, pero poco después fue exhumado e incinerado de forma adecuada por sus hermanas.