Egipto

Hallan un fragmento de lino que cita al padre de Cleopatra

El fragmento de lino, hallado en el fondo de un pozo, probablemente formaba parte de un velo donado por Ptolomeo XII para cubrir una imagen sagrada

1 / 5

1 / 5

Sheij Abd el-Qurna

Sheij Abd el-Qurna

Figurilla de madera que representa a una mujer desnuda.

© FOTO: JAKUB ŚLIWA

2 / 5

Sheij Abd el-Qurna

Sheij Abd el-Qurna

Amuleto en fayenza turquesa con un texto del Libro de los Muertos.

© FOTO: JAKUB ŚLIWA

3 / 5

Sheij Abd el-Qurna

Sheij Abd el-Qurna

Pergamino con un texto del Martyrium Petri, un apócrifo copto.

© FOTO: MACIEJ JAWORNICKI

4 / 5

Sheij Abd el-Qurna

Sheij Abd el-Qurna

Pozo de la tumba MMA 1152.

© FOTO: ANDRZEJ ĆWIEK

5 / 5

Sheij Abd el-Qurna

Sheij Abd el-Qurna

Fragmento de lino que cita a Ptolomeo XII y a Isis.

© FOTO: ANDRZEJ ĆWIEK

El fragmento de lino, hallado en el fondo de un pozo, probablemente formaba parte de un velo donado por Ptolomeo XII para cubrir una imagen sagrada

De 2003 a 2014, una misión arqueológica polaca excavó e investigó una ermita copta de los siglos VI-VIII d.C., emplazada en unas antiguas tumbas egipcias que habían sido reutilizadas en varias ocasiones, en Sheij Abd el-Qurna, en el Valle de los Nobles, al oeste de Luxor. Los arqueólogos hallaron numerosas ánforas y otros objetos creados por los monjes, además de papiros con textos cristianos antiguos. Durante todo este tiempo se sintieron intrigados por las subestructuras de las tumbas, de época faraónica, pero la valía del material hallado en la ermita obligó a posponer su exploración.

Finalmente, en febrero de 2015 se emprendió el proyecto de investigación de las estructuras faraónicas, a cargo de Andrzej Ćwiek, de la Universidad Adam Mickiewicz de Poznán y del Museo Arqueológico de Poznán, y con el auspicio del Centro Polaco de Arqueología Mediterránea, de la Universidad de Varsovia. "Tras doce años de trabajos en la ermita había llegado el momento de descender y comprobar qué se ocultaba en el fondo de un pozo que había sido excavado parcialmente durante el siglo XX", explica Ćwiek a Historia National Geographic. La profundidad del pozo, de más de 18 metros, requirió la construcción de una estructura de madera para poder descender con cuerdas. Entre los escombros que cubrían el fondo encontraron trozos de adobe, piedras de granito empleadas como martillos, fragmentos de ataúdes de madera y de cartonaje, despojos animales y humanos... y una pieza interesante.

Un corredor al final del pozo

Los arqueólogos hallaron un fragmento de lino con unas inscripciones egipcias, apenas legibles. Los primeros dos cartuchos con escrituras jeroglíficas citan al faraón Ptolomeo XII, quien reinó entre los años 80 y 51 a.C. y que fue conocido por su afición a los banquetes, por sus prácticas corruptas y por ser el padre de Cleopatra VII, la memorable faraona, la última reina del Antiguo Egipto. En la columna situada a la derecha aparece el nombre de Isis y algunos de los epítetos que recibió la diosa.

"El fragmento de lino probablemente corresponde a un velum, un velo para cubrir una imagen sagrada del templo cercano de Hathor, en Deir el-Medina. Los monjes coptos lo debieron de hallar y se lo llevaron a la ermita", sostiene Ćwiek. "La influencia de Ptolomeo XII en Deir el-Medina está bien documentada. Durante su reinado se llevó a cabo la decoración de la puerta de entrada al templo. La reconstrucción y embellecimiento del templo también debió de ser una ocasión para donar objetos de equipamiento ritual, incluidos los velos de lino. Esto explicaría el contenido de los cartuchos y el nombre de la diosa", añade. Un corredor se abre en sentido horizontal al final del pozo. En febrero de 2016, durante la próxima campaña arqueológica, intentarán retirar las piedras enormes que lo bloquean. Podría haber sorpresas.