Egipto

Hallan la tumba de un faraón desconocido

Los arqueólogos han hallado una cámara funeraria con los restos óseos de Woseribre Senebkay, uno de los primeros reyes de la efímera dinastía de Abydos (1650-1600 a.C.)

1 / 4

1 / 4

Abydos

Abydos

La reconstrucción del esqueleto de Woseribre Senebkay -por parte de los estudiantes Paul Verhelst y Matthew Olson- ha permitido conocer la estatura del faraón (1,75 metros aproximadamente) y la edad de su muerte (entre los 45 y 50 años).

© JENNIFER WEGNER / PENN MUSEUM

2 / 4

Abydos

Abydos

La tumba está decorada con imágenes de las diosas Nut, Neftis, Selket e Isis.

© JENNIFER WEGNER / PENN MUSEUM

3 / 4

Abydos

Abydos

Las diosas flanquean el templete canópico del rey Woseribre Senebkay.

© JENNIFER WEGNER / PENN MUSEUM

4 / 4

Abydos

Abydos

Sarcófago de cuarcita roja de Sobekhotep I hallado en Abydos, al sur de Egipto. 

© JOSEF WEGNER / PENN MUSEUM

16 de enero de 2014

En 1997, el egiptólogo Kim Ryholt, de la Universidad de Copenhague, propuso la existencia de una dinastía independiente en Abydos -la que fue la necrópolis de los primeros reyes de Egipto-, contemporánea a las dinastías XV, gobernada por los hicsos, y XVI, formada por reyes tebanos. En este sentido, la dinastía de Abydos fue un reino de corta duración, se desarrolló aproximadamente entre 1650 y 1600 a.C. Ha sido borrada de la historia, entre otras cosas, porque debió figurar en una de las secciones de la Lista Real de Turín que no se ha conservado. Pero un hallazgo realizado por arqueólogos del Museo Penn, de la Universidad de Pensilvania, la ha rescatado del olvido. Los investigadores, encabezados por Josef Wegner, han descubierto la tumba del faraón Woseribre Senebkay, desconocido hasta la fecha, al sur de Abydos, según ha informado el Museo Penn en un comunicado. La tumba data alrededor del año 1650 a.C., durante el segundo período intermedio de Egipto. Senebkay debió ser, por tanto, uno de los primeros reyes de la llamada dinastía de Abydos. 

¿Quién era Senebkay?

Las excavaciones arqueológicas iniciadas el pasado verano de 2013 sacaron a la luz una cámara funeraria de cuarcita roja que, según los investigadores, perteneció al rey Sobekhotep, probablemente Sobekhotep I, quien vivió alrededor de 1780 a.C. Junto a esta tumba apareció la de Senebkay, que consta de cuatro cámaras, entre ellas la cámara funeraria, de piedra caliza y decorada con imágenes de las diosas Nut, Neftis, Selket e Isis flanqueando el templete canópico del rey. También aparece mencionado Horus y el titular de la tumba aparece identificado como el rey del Alto y Bajo Egipto, Woseribre, el hijo de Ra, Senebkay. La momia de Senebkay fue desvalijada siglos atrás por unos saqueadores que la despojaron de sus vestiduras cubiertas de oro. Sin embargo, los arqueólogos han recuperado, de entre los escombros, fragmentos del ataúd, la máscara funeraria y vasos canopos. La reconstrucción de sus restos óseos -por parte de los estudiantes Paul Verhelst y Matthew Olson- ha permitido conocer la estatura del faraón (1,75 metros aproximadamente) y la edad de su muerte (entre los 45 y 50 años). Resulta emocionante no sólo encontrar la tumba de un faraón previamente desconocido, sino también la necrópolis de toda una dinastía olvidada, ha comentado Wegner.