Grecia

Hallan la cabeza de una de las esfinges de Anfípolis

La magnífica escultura, en buen estado de conservación, estaba enterrada en la tercera cámara de la tumba junto a fragmentos de las alas de las esfinges

1 / 5

1 / 5

Anfípolis

Anfípolis

La cabeza, de 0,60 metros de altura, se encuentra prácticamente intacta, sólo presenta una pequeña rotura en la nariz.

© HELLENIC MINISTRY OF CULTURE AND SPORTS

2 / 5

Anfípolis

Anfípolis

Parte posterior de la cabeza, en la que se aprecia el cabello ondulado que cae sobre el hombro izquierdo de la estatua.

© HELLENIC MINISTRY OF CULTURE AND SPORTS

3 / 5

Anfípolis

Anfípolis

Un fragmento de la imponente puerta de mármol de Tasos, que contiene ornamentos o molduras centrales que imitan la cabeza de un clavo. 

© HELLENIC MINISTRY OF CULTURE AND SPORTS

4 / 5

Anfípolis

Anfípolis

Fragmento de la puerta de mármol que conduce a la cuarta estancia.

© HELLENIC MINISTRY OF CULTURE AND SPORTS

5 / 5

Anfípolis

Anfípolis

En el pavimento han aparecido también los rieles por los que corrían los dos batientes de la pesada puerta de mármol que conduce a la cuarta cámara.

© HELLENIC MINISTRY OF CULTURE AND SPORTS

22 de octubre de 2014

Los arqueólogos que excavan la tumba de Anfípolis han hallado enterrada en la tercera cámara la cabeza de una de las esfinges que flanquean la entrada principal, que ha sido descrita como una magnífica obra de arte, según informó ayer el Ministerio de Cultura de Grecia en un comunicado.

La cabeza, de 0,60 metros de altura, se encuentra prácticamente intacta, sólo presenta una pequeña rotura en la nariz. Conserva restos de color rojo en el cabello ondulado, que cae sobre su hombro izquierdo. Se ha podido comprobar que corresponde al cuerpo de la esfinge situada a la derecha de la entrada. También han aparecido fragmentos de las alas de las esfinges. Cabe preguntarse qué hacían todos estos restos enterrados en la tercera cámara, pero todavía se desconoce. 

Las excavaciones están progresando en la tercera cámara. Se ha descubierto un suelo de piedra caliza con una capa de color blanco. Las estructuras precedentes muestra signos de colapso en algunas secciones, con algunas piedras desprendidas, probablemente como consecuencia de un terremoto. En el pavimento han aparecido también los rieles por los que corrían los dos batientes de la pesada puerta de mármol que conduce a la cuarta cámara.