Hallan dos estatuas y una estela en la isla Elefantina, al sur de Egipto

Una de las estatuas representa al nomarca Heqaib, de la dinastía VI, mientras que la estela ha sido fechada en la esplendorosa dinastía XVIII

1 / 4

1 / 4

elefantina1. Estatua de Heqaib

Estatua de Heqaib

Estatua incompleta de granito negro que representa al nomarca Heqaib, gobernador de la isla Elefantina a finales de la dinastía VI, durante el Imperio Antiguo de Egipto.

Foto: Swiss Institute, Cairo / Ministry of Antiquities, Egypt

2 / 4

elefantina2. Estatua sin identificar

Estatua sin identificar

Estatua incompleta que no ha podido ser identificada.

Foto: Swiss Institute, Cairo / Ministry of Antiquities, Egypt

3 / 4

elefantina3. Estela de la dinastía XVIII

Estela de la dinastía XVIII

Magnífica estela de la dinastía XVIII. En las escenas que la decoran se realizan ofrendas a las antiguas deidades egipcias.

Foto: Swiss Institute, Cairo / Ministry of Antiquities, Egypt

4 / 4

Lugar donde es han encontrado dos estatuas y una estela, al sur de Egipto

Lugar donde es han encontrado dos estatuas y una estela, al sur de Egipto

El hallazgo se ha producido en las inmediaciones del templo de Jnum, en la isla Elefantina, en la ciudad egipcia de Asuán.

Imagen: Google, ORION-ME

11 de abril de 2016

Una misión arqueológica suiza, dirigida por Cornelius von Pilgrim, ha excavado dos estatuas incompletas y una magnífica estela en las inmediaciones del templo de Jnum, el dios egipcio con cabeza de carnero, en la isla Elefantina, en Asuán, según informó ayer el Ministerio de Antigüedades de Egipto.

Ninguna de las dos estatuas conserva la cabeza; una carece de inscripciones y no se ha podido identificar, mientras que la otra, en granito negro, representa al nomarca Heqaib, gobernador de la isla Elefantina a finales de la dinastía VI, durante el Imperio Antiguo de Egipto. Su veneración fue tal que el faraón Intef III, de la dinastía XI, erigió un santuario en su honor, descubierto hace unos ochenta años.

La estela de arenisca, en buen estado de conservación, es "una de las mejores estelas que se han descubierto en los últimos treinta años", según Naser Salama, director de Antigüedades de Asuán. En las escenas que la decoran se realizan ofrendas a las antiguas deidades egipcias. Ha sido fechada mediante estudios previos en la dinastía XVIII, el máximo esplendor de la civilización faraónica, la época de Hatshepsut, Tutmosis III, Amenhotep III o Tutankamón.