Georgia

Hallan dos carros en un túmulo funerario

Los dos carros, de más de 4.500 años de antigüedad, fueron enterrados junto a siete individuos rodeados de piezas finamente trabajadas, muchas de ellas de oro

1 / 2

1 / 2

Ananauri

Ananauri

El kurgán o recinto funerario de Ananauri, en el que han aparecido dos carros de comienzos de la Edad del Bronce.

© ZURAB MAKHARADZE

2 / 2

Ananauri

Ananauri

Las ruedas aún visibles de los carros, que presentan un buen estado de conservación.

© ZURAB MAKHARADZE

10 de julio de 2014

En 2012, un equipo arqueológico dirigido por Zurab Makharadze, del Museo Nacional de Georgia, excavó un kurgán o túmulo funerario en el término municipal de Lagodeji, al este de Georgia, que ocultaba dos carros de más de 4.500 años de antigüedad con cuatro ruedas cada uno, además de otras piezas de gran valor, según informa Makharadze en un comunicado. El kurgán tenía un diámetro de hasta 100 metros y el montículo tenía una altura total de 12 metros con un remate de piedra. Bajo la arcilla aparecieron en primer lugar unos maderos de roble que cubrían el recinto funerario. Los carros se habían conservado en buen estado, a pesar de que su interior había sido saqueado en tiempos remotos.

Oro y frutos silvestres

El ajuar funerario excavado hasta ahora se compone de vasijas de arcilla y madera ricamente ornamentadas, puntas de flecha de obsidiana y sílex, piezas de cuero y otros tejidos, un sillón completamente único, cuentas de cornalina y ámbar y 23 piezas de oro, algunas de ellas insólitas y otras finamente trabajadas. El túmulo contenía una gran cantidad de frutos silvestres y otras clases de frutos bien conservados que están siendo analizados en el laboratorio del Museo Nacional de Georgia. Los restos óseos hallados, totalmente desordenados como consecuencia de un saqueo, corresponden a siete personas, probablemente al jefe o patriarca y a sus familiares o sirvientes. No se han encontrado restos de animales, aunque a comienzos de la Edad del Bronce el caballo todavía no había sido domesticado, por lo que el carro probablemente fue tirado por bueyes.