Hallado el templo del foro romano de Llívia, en la provincia de Girona

Los arqueólogos han encontrado fragmentos de estatuas monumentales, erigidas antiguamente en el interior del templo y posteriormente reaprovechadas como material de construcción

1 / 5

1 / 5

llivia1. Foro romano de Llívia

Foro romano de Llívia

Vista general de las excavaciones realizadas en septiembre y octubre de 2016 en el foro romano de Llívia.

Foto: UAB-ICAC

2 / 5

llivia2. Pavimento y pedestal

Pavimento y pedestal

Restos del pavimento de la cella y del pedestal de la imagen de culto.

Foto: UAB-ICAC

3 / 5

llivia3. Cabello y ojo

Cabello y ojo

Fragmento de escultura con restos de cabello y un ojo.

Foto: UAB-ICAC

4 / 5

llivia4. Mano de grandes dimensiones

Mano de grandes dimensiones

Fragmento de una escultura que muestra una mano de grandes dimensiones con una sortija en un dedo y asiendo un objeto cuadrado.

Foto: UAB-ICAC

5 / 5

llivia5. Cabeza escultórica

Cabeza escultórica

Cabeza de una escultura en la que se distingue el cabello.

Foto: UAB-ICAC

Los arqueólogos han encontrado fragmentos de estatuas monumentales, erigidas antiguamente en el interior del templo y posteriormente reaprovechadas como material de construcción

El templo que presidía el foro de la ciudad romana de Iulia Libica, en Llívia, en la provincia de Girona, ha sido localizado por un equipo de arqueólogos de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y del Institut Català d'Arqueologia Clàssica. El foro romano descubierto en Llívia "es el único conocido ubicado en un valle pirenaico", según destaca la UAB en una nota de prensa.

Los resultados obtenidos durante la campaña arqueológica de septiembre y octubre confirman la existencia de un edificio de grandes dimensiones que estaba situado en el eje central del foro, sobre un podio que se elevaba dos metros por encima del nivel de una gran plaza porticada. En el interior del templo, en lo que correspondería a la cella o naos, se ha documentado un pavimento de opus signinum, con baldosas de pizarra y de mármol incrustadas, formando un rectángulo ante un basamento de obra sobre el cual se erigía la estatua de culto que presidía la cella. En las paredes de la cella, que era la cámara interior del templo, se conservan restos de los revestimientos pictóricos que la decoraban. También ha aparecido otro basamento de estatua de granito.

Los arqueólogos han encontrado numerosos fragmentos de mármol que fueron reutilizados en épocas posteriores como material de construcción. Entre estos fragmentos hay algunos que corresponden a estatuas monumentales de casi el doble de la escala humana. Los fragmentos son de mármol blanco de grano fino, probablemente mármol de Carrara, y destacan los siguientes: un trozo de rostro en el que se distingue un ojo y parte del cabello; una mano de grandes dimensiones con una sortija en un dedo y asiendo un objeto cuadrado; un gran busto con la parte delantera muy deteriorada, pero con el cabello posterior muy conservado, característico de la dinastía Julio-Claudia; y parte de una toga o de una túnica.

Las estatuas representaban a divinidades o a emperadores divinizados

Jordi Guàrdia y Cèsar Carreras, los directores de la excavación, consideran que estas esculturas probablemente representaban a divinidades o a emperadores divinizados, presentes originalmente en la cella del templo. De los estudios estratigráficos y hallazgos realizados en campañas anteriores se deduce que el foro de Iulia Libica fue abandonado como tal en el siglo III d.C. y desmontado para reaprovechar los materiales nobles de su arquitectura.