Hades rapta a Perséfone

El mosaico de Anfípolis narra el rapto de Perséfone, la hija de Zeus y Deméter, por parte de Hades, quien la conduce al inframundo para que sea su reina

1 / 3

1 / 3

Anfípolis

Anfípolis

El mosaico de Anfípolis descubierto en su totalidad.

© HELLENIC MINISTRY OF CULTURE AND SPORTS

2 / 3

Anfípolis

Anfípolis

Hades, el señor de los muertos, rapta a Perséfone y la conduce al infierno con un carro tirado por dos corceles blancos.

© HELLENIC MINISTRY OF CULTURE AND SPORTS

3 / 3

Anfípolis

Anfípolis

Perséfone aparece en el mosaico con el pelo rojizo y ondulado y luciendo una túnica blanca ceñida por un cordel rojo bajo el pecho. 

© HELLENIC MINISTRY OF CULTURE AND SPORTS

16 de octubre de 2014

El espléndido mosaico hallado recientemente en Anfípolis ha sido descubierto en su totalidad, según acaba de informar el Ministerio de Cultura de Grecia en un comunicado. Una nueva figura, situada a la derecha del mismo, junto al hombre barbudo, ha permitido reconocer inmediatamente la escena mitológica. Se trata del rapto de Perséfone por Hades, el señor de los muertos o del inframundo, representado por un hombre con barba y con una corona de laurel.

¿Cuánto sabes sobre emperadores romanos?

Más información

TEST NG: ¿Cuánto sabes sobre emperadores romanos?

Cuenta el mito que Perséfone, la hija de Zeus y Deméter, estaba recogiendo flores en un prado cuando Hades irrumpió por sorpresa y la raptó con su carro para que fuese su reina en el inframundo. Hermes actúa como psicopompo, con la función de conducir las almas de los difuntos. Perséfone aparece en el mosaico con el pelo rojizo y ondulado y luciendo una túnica blanca ceñida por un cordel rojo bajo el pecho. Hades la coge por la cintura con determinación, mientras que con la otra mano guía los corceles blancos.

El espectáculo es increíble no sólo por la riqueza de sus colores, sino también por su perfecta ejecución, expresa el comunicado. Según los expertos, el hallazgo corrobora la teoría de que la tumba está fechada en el último cuarto del siglo IV a.C. El fallecido era extremadamente imporante, recalca Katerina Peristeri, la directora de las excavaciones.