Madrid

Goya refleja la diversidad del pueblo

Los cartones para tapices de Goya, presentados en esta ocasión de un modo distinto al habitual, reproducen escenas llenas de alegría, pero en las que también laten la violencia, los engaños y la tristeza

1 / 5

1 / 5

«Goya en Madrid»

«Goya en Madrid»

Montaje de la exposición, en la que el visitante puede disfrutar de una banda sonora de la misma alrededor de una escultura de Apolo. 

© MUSEO NACIONAL DEL PRADO

2 / 5

«Goya en Madrid»

«Goya en Madrid»

Perros en traílla (1775), óleo sobre lienzo de Francisco de Goya.

© MUSEO NACIONAL DEL PRADO

3 / 5

«Goya en Madrid»

«Goya en Madrid»

Baile a orillas del Manzanares (1776-1777), óleo sobre lienzo de Francisco de Goya.

© MUSEO NACIONAL DEL PRADO

4 / 5

«Goya en Madrid»

«Goya en Madrid»

Cazador cargando su escopeta (1775), óleo sobre lienzo de Francisco de Goya.

© MUSEO NACIONAL DEL PRADO

5 / 5

«Goya en Madrid»

«Goya en Madrid»

El majo de la guitarra (hacia 1786), óleo sobre lienzo de Ramón Bayeu y Subías.

© MUSEO NACIONAL DEL PRADO

29 de noviembre de 2014

Los cartones para tapices son pinturas al óleo sobre lienzo que utilizaron los oficiales de la Real Fábrica de Tapices para tejer estas obras. La exposición Goya en Madrid, visitable en el Museo del Prado hasta el 3 de mayo de 2015, propone un novedoso acercamiento a los cartones para tapices de Goya, una actividad que desarrolló entre 1775 y 1794 y que le convirtió en un prestigioso pintor de cámara. Los asuntos, escenas y composiciones de estas obras están presentes en la pintura decorativa de todos los tiempos, especialmente en los ámbitos cortesanos, pero Goya los interpreta según su particular visión del mundo. El artista recrea la sociedad y la vida de su tiempo según unos modelos que han quedado cristalizados en el imaginario colectivo de lo español y, sobre todo, de lo madrileño, como ocurre por ejemplo con los majos y las majas. Al majo se le definía como el hombre que afecta guapeza y valentía en las acciones o palabras. La diversidad del pueblo queda reflejada en escenas llenas de alegría y animadas por las diversiones, los juegos, los niños y las fiestas, pero en las que también laten la violencia, los engaños y la tristeza. 

Escenas de caza, juegos, música y baile

La muestra reúne 142 obras, entre ellas los cartones para tapices de Goya, pero también los trabajos de otros artistas del pasado y de su época que le sirvieron de inspiracion o con los que colaboró. Estas obras se presentan de un modo totalmente distinto al habitual, comparadas y enfrentadas entre sí a través de ocho secciones temáticas: La caza, Divertimentos, Las clases sociales, Música y baile, Niños, Los sueños, Las cuatro estaciones y El aire. Por otro lado, el público puede conocer las líneas de investigación sobre estas obras que está desarrollando el Museo del Prado. El lienzo Cazador cargando su escopeta, por ejemplo, ha sido sometido a una compleja y completa restauración para separarlo de otro al que estaba unido mediante forración desde 1933. Las dos obras configuraban una sola escena: la parte izquierda correspondía a un cartón de Matías Téllez, Zorro cogido por un cepo, y la derecha, a uno de Goya, Cazador cargando su escopeta, que en ese momento se consideraba de Ramón Bayeu. La restauración ha permitido recuperar la composición realizada por el mastro aragonés al restituir la figura del perro a su emplazamiento original.