Irlanda

Finaliza la excavación de "La Juliana"

El navío de la Armada de Felipe II se fue a pique en 1588, durante una tormenta atlántica frente a la playa de Streedagh, en el condado de Sligo, al noroeste de Irlanda

1 / 5

1 / 5

«La Juliana»

«La Juliana»

Excavación de La Juliana en el lecho marino frente a la playa de Streedagh, en el condado de Sligo, al noroeste de Irlanda.

© NATIONAL MONUMENTS SERVICE, DEPARTMENT OF ARTS, HERITAGE AND THE GAELTACHT

2 / 5

«La Juliana»

«La Juliana»

Cañón con la imagen de San Pedro.

© NATIONAL MONUMENTS SERVICE, DEPARTMENT OF ARTS, HERITAGE AND THE GAELTACHT

3 / 5

«La Juliana»

«La Juliana»

Recuperación de un cañón de bronce de La Juliana.

© NATIONAL MONUMENTS SERVICE, DEPARTMENT OF ARTS, HERITAGE AND THE GAELTACHT

4 / 5

«La Juliana»

«La Juliana»

Caldero perteneciente a La Juliana.

© DEPARTMENT OF ARTS, HERITAGE AND THE GAELTACHT, IRELAND

5 / 5

«La Juliana»

«La Juliana»

Afustes o ruedas para montar un cañón.

© NATIONAL MONUMENTS SERVICE, DEPARTMENT OF ARTS, HERITAGE AND THE GAELTACHT

14 de agosto de 2015

Ha finalizado la excavación de La Juliana, un navío de la Armada de Felipe II que se fue a pique en 1588 durante una tormenta atlántica frente a la playa de Streedagh, en el condado de Sligo, al noroeste de Irlanda. Un equipo de arqueología subacuática del Servicio de Monumentos Nacionales de Irlanda ha realizado extracciones durante el mes de julio, "con el fin de recuperar el material que quedó expuesto en el lecho marino como consecuencia de unas tormentas en los dos últimos años", según informa el Departamento de las Artes, del Patrimonio y de Gaeltacht en un comunicado.

Seis cañones de bronce

"Este material, que tiene más de 425 años de antigüedad, se encuentra en una condición notable. Una variedad de artefactos significativos ha sido recuperada con éxito durante la última fase del proyecto, incluyendo seis cañones de bronce, afustes o ruedas para montar cañones, balas de cañón, un caldero y otras piezas", enumera la ministra Heather Humphreys. "La variedad de armas que ha sido recuperada ilustra gráficamente la historia del barco por sí misma, desde su construcción en 1570 como embarcación mercante hasta su uso como barco de guerra en 1588, durante la desafortunada campaña de la Armada española", añade. El Museo Nacional de Irlanda se ocupará de la conservación de las piezas, durante dos o más años, y posteriormente serán expuestas al público.