Exhuman la momia de Sattjeni, una dama de la dinastía XII

El equipo arqueológico de la Universidad de Jaén ha realizado un hallazgo único en la necrópolis de Qubbet el-Hawa

1 / 5

1 / 5

Ataúd policromado

Ataúd policromado

Magnífico ataúd policromado de la dama Sattjeni, de la dinastía XII.

Foto: Alejandro Jiménez, Universidad de Jaén

2 / 5

Detalle del ataúd interno

Detalle del ataúd interno

Detalle del ataúd interno de la dama de Sattjeni.

Foto: Alejandro Jiménez, Universidad de Jaén

3 / 5

Frontal del ataúd

Frontal del ataúd

Frontal del ataúd, que menciona a la diosa Isis.

Foto: Alejandro Jiménez, Universidad de Jaén

4 / 5

sattjeni2. Máscara de cartonaje

Máscara de cartonaje

Sobre el rostro desaparecido de la momia se han hallado restos de una máscara de cartonaje.

Foto: Alejandro Jiménez, Universidad de Jaén

5 / 5

sattjeni3. Jeroglíficos

Jeroglíficos

Los jeroglíficos han permitido identificar a la difunta.

Foto: Alejandro Jiménez, Universidad de Jaén

24 de mayo de 2016

La momia de Sattjeni, una dama de la dinastía XII, ha sido exhumada en la necrópolis de Qubbet el-Hawa, un nuevo hallazgo del equipo arqueológico de la Universidad de Jaén, dirigido por Alejandro Jiménez. "Sattjeni, una de las figuras más importantes del Reino Medio, fue la madre de Heqaib III y de Ameny-Seneb, dos de las máximas autoridades de Elefantina bajo el reinado del faraón Amenemhat III, aproximadamente entre 1800 y 1775 a.C.", ha anunciado hoy el Ministerio de Antigüedades de Egipto en un comunicado.

Sattjeni fue la madre de dos de las máximas autoridades de Elefantina

El cuerpo de la dama egipcia fue envuelto en lino y depositado en dos ataúdes de cedro del Líbano, uno dentro de otro. Sobre su rostro desaparecido se han hallado restos de una máscara de cartonaje. El ataúd interior de madera se encontraba en buenas condiciones, por lo que se podría conocer el año en que se taló el árbol. Jiménez ha explicado que la dama Sattjeni fue una figura clave en la dinastía local: fue la hija del nomarca Sarenput II y, tras la muerte de todos los varones de su familia, se convirtió en la única poseedora de los derechos dinásticos en el gobierno de Elefantina.