Copenhague

Los tesoros del barco vikingo más grande del mundo

El "Roskilde 6", de 37 metros de largo y fechado en la Edad Media, es uno de los hallazgos más emblemáticos del pasado naval nórdico.

1 / 5

1 / 5

«Viking»

«Viking»

El armazón de acero que sustenta la quilla y partes del casco del Roskilde 6 

© NATIONALMUSEET

2 / 5

«Viking»

«Viking»

Piedra de Jelling, una estela rúnica que incluye motivos paganos y un Cristo, procedente de Jelling, en Dinamarca.

© NATIONALMUSEET

3 / 5

«Viking»

«Viking»

Espada vikinga.

© NATIONALMUSEET

4 / 5

«Viking»

«Viking»

El tesoro vikingo de Hiddensee, del siglo X, hallado en la localidad homónima alemana.

© NATIONALMUSEET

5 / 5

«Viking»

«Viking»

Indumentaria y joyería de época vikinga.

© NATIONALMUSEET

El "Roskilde 6", de 37 metros de largo y fechado en la Edad Media, es uno de los hallazgos más emblemáticos del pasado naval nórdico.

El armazón del Roskilde 6, el barco vikingo más grande del mundo, de 37 metros de largo, es la pieza más emblemática de la mayor muestra sobre los vikingos en los últimos veinte años. El Roskilde 6, cuya  quilla y partes del casco han sido restauradas, fue hallado casualmente en febrero de 1997, junto a otros ocho barcos, durante la construcción del Museo de los Barcos Vikingos, en el fiordo de Roskilde, al oeste de la capital. Por la magnitud de la nave, que fue construida en una fecha posterior al año 1025, se sabe que debió pertenecer a un rey o a un conde y que pudo alojar a 78 remeros. 

Grandes navegantes

La exposición que recopiló parte de los restos vikingos de la zona en 2014 en este mismo museo, contemplaba la naturaleza de los antiguos vikingos desde una óptica moderna y europea: no tanto como fieros saqueadores que aterrorizaban a las poblaciones, sino como amantes del riesgo y la aventura que se abrieron al mundo gracias a sus excelentes embarcaciones, que les permitieron navegar a lo largo de cuatro continentes, colonizar Islandia y Groenlandia, y posteriormente llegar a América. Las investigaciones desarrolladas en los últimos años demuestran que los reyes vikingos daneses podían ser  despiadados caudillos, pero también líderes políticos ambiciosos, que entendían de alianzas y que se codeaban con otros gobernantes de la realeza europea.