Inglaterra

Excepcionales hallazgos de época romana en Inglaterra

En el distrito financiero de Londres ha aparecido una escultura de un águila del siglo I o II d.C. y en Leicestershire un ataúd de un niño del siglo III o IV d.C.

1 / 2

1 / 2

Escultura romana

Escultura romana

La escultura romana de un águila hallada en el distrito financiero de Londres, desde tres planos diferentes. 

© MOLA / ANDY CHOPPING

2 / 2

Ataúd romano

Ataúd romano

Dos arqueólogos de Archaeology Warwickshire junto al ataúd de un niño de época romana. 

© ARCHAEOLOGY WARWICKSHIRE

5 de noviembre de 2013

Dos formidables hallazgos, relacionados con el mundo funerario de la Antigua Roma y que se han producido por casualidad, fueron anunciados en Inglaterra a finales del pasado mes de octubre. En la City of London, el distrito financiero de Londres, se descubrió hace unas semanas una escultura romana en un óptimo estado de conservación, que data del siglo I o II d.C. y que representa a un imponente águila con las alas semiextendidas aferrando con el pico una serpiente de cuerpo retorcido. Por otro lado, unos aficionados a los detectores de metales hallaron a finales de octubre un pequeño ataúd del siglo III o IV d.C., que probablemente contiene los restos de un niño de época romana, en un campo situado unos kilómetros al oeste de Hinckley, en Leicestershire, pero cuya localización exacta no fue revelada para evitar el saqueo en la zona. 

La escultura del águila, de 65 centímetros de alto y 55 de ancho, fue hallada durante la excavación de un terreno que acogerá un hotel de 16 plantas en la City of London. Simboliza la lucha entre el bien (el águila) y el mal (la serpiente), un tema recurrente en contextos funerarios de época romana, aunque sólo se tiene constancia de un ejemplo similar en Jordania. Los arqueólogos creen que originalmente debió estar pintada con diferentes colores y debió adornar un fastuoso mausoleo, cuyos fundamentos también han sido desenterrados. De hecho, se conoce la existencia de un antiguo cementerio romano en la zona. La escultura, que ha sido descrita como una de las más importantes que ha sobrevivido de la Britania romana, está siendo expuesta al público durante seis meses en el Museo de Londres

El ataúd infantil fue hallado, a más de un metro de profundidad, por el detectorista Chris Wright, de 30 años, quien inmediatamente se puso en contacto con las autoridades. Un equipo de arqueólogos lo retiró varios días después y lo trasladó a Warwick, donde ha sido examinado su exterior. El revestimiento del féretro está hecho con plomo y en sus extremos aún son visibles las marcas del martillo con el que se moldeó. Un endoscopio ha sido insertado en su interior a través de un hueco y se ha podido comprobar que el ataúd está enteramente cubierto de limo arcilloso. Abriremos la tapa y excavaremos el contenido de forma controlada, pero con pocas esperanzas de encontrar restos orgánicos, explica el arqueólogo Rob Jones, de Archaeology Warwickshire, en un comunicado. Los expertos procederán a retirar la tapa el miércoles 6 de noviembre, según ha revelado el arqueólogo Stuart C. Palmer, director del proyecto, a Historia National Geographic