Excavan un barco egipcio de 4.500 años de antigüedad

Una misión checa ha descubierto los restos de un barco de madera de finales de la dinastía III o comienzos de la dinastía IV en Abusir, al sur de El Cairo

1 / 3

1 / 3

Barca funeraria

Barca funeraria

La barca funeraria hallada en Abusir Sur.

Foto: Archive of the Czech Institute of Egyptology / FF UK, V. Dulíková

2 / 3

Abusir Sur

Abusir Sur

Sitio arqueológico de Abusir Sur.

Foto: Archive of the Czech Institute of Egyptology / FF UK, L. Jirásková

3 / 3

Abusir

Abusir

Vista de Abusir, con las pirámides de Gizeh al fondo del todo.

Foto: Archive of the Czech Institute of Egyptology / FF UK, M. Frouz

Una misión checa ha descubierto los restos de un barco de madera de finales de la dinastía III o comienzos de la dinastía IV en Abusir, al sur de El Cairo

Un equipo del Instituto Checo de Egiptología, dependiente de la Universidad Carolingia de Praga, ha descubierto los restos de un barco de madera de finales de la dinastía III o comienzos de la dinastía IV en Abusir Sur, donde se localiza una necrópolis de funcionarios de bajo rango del Reino Antiguo, según informa dicho organismo en un comunicado. "Los tablones tienen unos 4.500 años de antigüedad y, a pesar de ser extremadamente frágiles, arrojarán luz en lo que respecta a la construcción de barcos en el Antiguo Egipto", explica la nota. La arena desértica también ha conservado restos de fibra vegetal y algunas de las cuerdas que unían las diferentes piezas. "Los pequeños detalles son importantísimos, pues la mayoría de barcos egipcios antiguos se ha conservado en mal estado o fueron desmantelados en su época", añade el comunicado.

Un barco para viajar al Más Allá

El barco ha sido descubierto a unos doce metros de distancia de una gran mastaba denominada AS 54, que se comenzó a excavar en 2009. Su magnitud, orientación, detalles arquitectónicos y el nombre "Rey Huny", de la dinastía III, inscrito en unos cuencos de piedra localizados en una cámara funeraria indican "el alto estatus social de la persona enterrada en la tumba de fosa, que aún no ha sido hallada". La costumbre de enterrar barcos junto a las mastabas comenzó en el Período Arcaico de Egipto, probablemente como un elemento simbólico, para emprender el viaje al Más Allá. Esta práctica funeraria se ha documentado en tumbas reales y "esto sugiere descubrimientos potenciales para la próxima campaña primaveral", según Miroslav Bárta, el director de las excavaciones, que en los últimos años ha sacado a la luz la tumba de un médico real y la tumba de la reina Khentkaus III, entre otras cosas.