Excavan los restos de la antigua Heliópolis al noreste de El Cairo

El equipo arqueológico germano-egipcio que excava en el barrio de Matariya ha descubierto nuevos vestigios de la antigua Iunu

La antigua Heliópolis, en la que vivieron los sacerdotes "más eruditos y letrados de Egipto" según Heródoto, va saliendo de su letargo y va desvelando sus secretos más ocultos. El equipo arqueológico germano-egipcio que excava en el barrio de Matariya, situado al noreste de El Cairo, ha descubierto nuevos vestigios de la antigua Heliópolis, según informó ayer el Ministerio de Antigüedades de Egipto. Las piezas recientemente excavadas, además de otras descubiertas el año pasado, ofrecen nuevas evidencias de un templo construido por Nectanebo I, el primer faraón de la dinastía XXX, uno de los últimos faraones de Egipto, quien reinó en el siglo IV a.C.

El barrio de Matariya, al noreste de El Cairo, esconde los secretos más ocultos de Heliópolis

El equipo arqueológico ha descubierto fragmentos de dicho santuario: relieves de piedra caliza, pilares de arenisca y bloques de basalto negro como el hallado el año pasado, en el que aparece representado el dios Hapi arrodillado y sosteniendo ofrendas. "Un grupo de bloques de basalto muestra la procesión geográfica del sexto nomo del Alto Egipto", explica el comunicado del Ministerio de Antigüedades. También se han encontrado otras piezas como los bloques con los que hacía prácticas un escultor, una figurilla de bronce que representa a Bastet, la diosa-gata y, en una zona al sureste del templo, un taller del siglo IV a.C. y un estrato superior de la dinastía ptolemaica. Por otro lado, se ha hallado un nuevo sitio, con los restos de un templo de Ramsés II, entre la zona del templo de Nectanebo I y otro templo ya conocido de Ramsés II en Suq al Khamis. Ahí han aparecido fragmentos de estatuas colosales y grandes bloques con relieves.