La enorme esvástica nazi hallada en Hamburgo ya ha sido destruida

"Esa cosa tiene que desaparecer. ¡Inmediatamente!", expresó de forma inequívoca Falko Drossmann, el responsable del distrito de Hamburg-Mitte

1 / 3

1 / 3

esvasticahamburgo1. Destrucción de la esvástica

Destrucción de la esvástica

Una pala excavadora recoge los fragmentos de la esvástica de hormigón, previamente destrozada con un martillo perforador acoplado a la máquina.

Foto: Christian Charisius / picture-alliance / dpa / AP Images / Gtres

2 / 3

esvasticahamburgo2. Destrucción completa

Destrucción completa

"Más de 80 años sobrevivió en la tierra y la destrucción completa se realizó en sólo 39 minutos", anunció el diario Bild el viernes pasado.

Foto: Christian Charisius / picture-alliance / dpa / AP Images / Gtres

3 / 3

esvasticahamburgo3. Esvástica de mampostería

Esvástica de mampostería

Fotografía de 1934 que muestra a tres hombres sentados en la esvástica de mampostería poco después de la inauguración del monumento. La imagen ha sido publicada en el diario Bild.

Foto: Privat / Bild

Alec Forssmann

28 de noviembre de 2017

Aparece una enorme esvástica de la Alemania nazi en un recinto deportivo de Hamburgo

Más información

Aparece una esvástica nazi en un recinto deportivo de Hamburgo

La enorme esvástica nazi de hormigón, descubierta casulamente el viernes 17 de noviembre con una pala excavadora en un recinto deportivo de Billstedt, en el este de Hamburgo, fue destruida con un martillo perforador acoplado a una excavadora el pasado viernes 24 de noviembre, es decir, justo una semana después. "Más de 80 años sobrevivió en la tierra y la destrucción completa se realizó en sólo 39 minutos: ¡la esvástica del Hein-Klink-Stadion del club deportivo Billstedt-Horn está rota!", anunció el diario Bild el viernes pasado.

Una foto de 1934 muestra a tres hombres sentados en la esvástica de mampostería

"Esa cosa tiene que desaparecer. ¡Inmediatamente!", expresó de forma inequívoca Falko Drossmann, el responsable del distrito de Hamburg-Mitte. La esvástica de hormigón, de cuatro metros de ancho, fue hecha pedazos con un martillo hidráulico. Una fotografía de 1934 (Hitler fue nombrado canciller imperial en enero de 1933) muestra a tres hombres sentados en la esvástica de mampostería poco después de la inauguración del monumento. La esvástica fue, por tanto, la base de un monumento que fue demolido y sus restos enterrados después de la Segunda Guerra Mundial.