Encuentran indicios de cámaras ocultas en la tumba de Tutankamón

Nicholas Reeves y otros investigadores examinaron ayer la cámara funeraria de Tutankamón y detectaron marcas y rasguños en los muros oeste y norte

Nicholas Reeves

Nicholas Reeves

© MINISTRY OF ANTIQUITIES, EGYPT

29 de septiembre de 2015

Tutankamón, la historia de una aventura arqueológica

Más información

Tutankamón, la historia de una aventura arqueológica

El egiptólogo inglés Nicholas Reeves examinó ayer la cámara funeraria de Tutankamón con el fin de probar su teoría: que en los muros situados al oeste y al norte de la misma hay rastros de unas puertas que fueron tapiadas en su día y que conducen, respectivamente, a dos cámaras ocultas; una de almacenamiento y otra que alojaría la momia de Nefertiti, la propietaria original de la tumba KV62.

Reeves accedió a la cámara del sarcófago junto con el ministro Mamduh el Damati y un grupo de investigadores egipcios y extranjeros. En ambos muros han detectado unas marcas y unos rasguños parecidos a los que se encontraron a la entrada de la tumba cuando fue descubierta en 1922 por Howard Carter, según ha explicado El Damati a Ahram Online. "Esto indica que los muros oeste y norte de la tumba de Tutankamón podrían esconder dos cámaras funerarias", añadió el ministro de Antigüedades egipcio, quien ha sugerido que la tumba podría pertenecer a Kiya, la esposa secundaria de Akhenatón, en vez de a Nefertiti.

Colorean las fotografías del hallazgo de la tumba de Tutankamón

Más información

Colorean las fotografías del hallazgo de la tumba de Tutankamón

Por su parte, Reeves se muestra convencido de que el techo continúa más allá de los muros oeste y norte, pero sólo podrá verificar su teoría con el uso de un radar no invasivo procedente de Japón. El jueves 1 de octubre se darán a conocer los primeros resultados de las investigaciones durante una conferencia de prensa con medios internacionales. Y el 4 de noviembre, coincidiendo con el día en que se descubrió la tumba de Tutankamón, se revelarán los resultados obtenidos con el radar. La posibilidad de excavar la tumba, que atesora unas pinturas magníficas, no se contempla por el momento.