Córdoba

El templo romano de Córdoba recupera su esplendor

Abrió sus puertas al público el pasado mes de diciembre, tras unas obras de restauración que le han devuelto su monumentalidad

1 / 2

1 / 2

Templo romano de Córdoba

Templo romano de Córdoba

El templo romano de Córdoba fue erigido en la segunda mitad del siglo I d.C., durante el reinado del emperador Claudio.

© AYUNTAMIENTO DE CÓRDOBA

2 / 2

Templo romano de Córdoba

Templo romano de Córdoba

La nueva iluminación formada por 41 proyectores LED embellece aún más el monumento. 

© AYUNTAMIENTO DE CÓRDOBA

22 de enero de 2014

El templo romano de Córdoba se descubrió en los años cincuenta del siglo XX a raíz de unas obras de ampliación que se efectuaron en el Ayuntamiento. Desde mucho tiempo antes se conocía en Córdoba una cantera arqueológica importante, sita en los terrenos que ocupan hoy las dependencias del Ayuntamiento. En el transcurso de los siglos XVIII y XIX habían aparecido allí arquitrabes, trozos de fustes acanalados, grandes capiteles, basas, etcétera, de mármol, que por su relación entre ellos denunciaban haber pertenecido a un rico y grandioso edificio romano de forma y destino desconocidos, relataba el arqueólogo Antonio García y Bellido en el diario ABC en 1960. Este impresionante monumento, que fue erigido en la segunda mitad del siglo I d.C., durante el reinado del emperador Claudio, permaneció abandonado durante mucho tiempo hasta que en 2009 el Ayuntamiento emprendió un proyecto de limpieza y restauración de sus restos.

Una iluminacion innovadora

El pasado 3 de diciembre de 2013 finalmente abrió sus puertas al público por primera vez, presentando una imagen completamente renovada. Las obras de rehabilitación se han centrado en la limpieza del templo, la consolidación y restauración de sus restos históricos, mediante la recuperación de su trazado original, y la habilitación del mismo para que pueda ser visitado. Las actuaciones más destacadas han sido la colocación de un vallado de metacrilato, que favorece la visualización del monumento, la apertura de un nuevo acceso a través de la calle María Cristina y la instalación de una nueva iluminación, financiada por la Fundación Sevillana Endesa, que ha consistido en la colocación de 41 puntos de luz. Próximamente se pondrá en marcha el proyecto Devotio Agusti, que consiste en la elaboración de material didáctico para mostrar la historia del edificio. Cabe mencionar que el templo estaba situado junto a la antigua Vía Augusta y su grandiosidad debió impresionar a los viajeros que la recorrían.