Egipto

El Proyecto Min descubre una tumba osiríaca

El proyecto arqueológico canario-toscano ha hallado un nuevo recinto funerario en Luxor dedicado al gran Osiris, además de una cámara con representaciones demoníacas

1 / 8

1 / 8

Proyecto Min

Proyecto Min

Mila Álvarez e Irene Morfini, responsables del Proyecto Min, inspeccionan la tumba 327.

© MIN PROJECT / FOTO: EDU MARÍN

2 / 8

Proyecto Min

Proyecto Min

Interior de la tumba Kampp 327.

© MIN PROJECT / FOTO: MOSTAFA AL SAGHIR

3 / 8

Proyecto Min

Proyecto Min

La arqueóloga Mila Álvarez, directora del Proyecto Min, buscando inscripciones en la tumba de Osiris, hallada en diciembre de 2014.

© MIN PROJECT / FOTO: PAOLO BONDIELLI

4 / 8

Proyecto Min

Proyecto Min

Mila Álvarez durante la inspección de un pozo en la tumba de Osiris. 

© MIN PROJECT / FOTO: PAOLO BONDIELLI

5 / 8

Proyecto Min

Proyecto Min

Interior de un pozo de la tumba de Osiris. 

© MIN PROJECT / FOTO: MOSTAFA AL SAGHIR

6 / 8

Proyecto Min

Proyecto Min

Corredor que rodea la capilla de Osiris. 

© MIN PROJECT

7 / 8

Proyecto Min

Proyecto Min

Capilla dedicada a Osiris.

© MIN PROJECT / FOTO: PAOLO BONDIELLI

8 / 8

Proyecto Min

Proyecto Min

Dibujo de Raffaella Carrera que muestra todos los espacios investigados durante el Proyecto Min.

© MIN PROJECT / RAFFAELLA CARRERA

El proyecto arqueológico canario-toscano ha hallado un nuevo recinto funerario en Luxor dedicado al gran Osiris, además de una cámara con representaciones demoníacas

El Osireion de Abydos, descubierto a comienzos del siglo XX, es un monumento funerario en honor a Osiris, el dios de la ultratumba en la mitología egipcia. A esta estructura se accedía a través de un corredor abovedado que conducía a una gran cámara central, anegada en la actualidad por la filtración de agua subterránea. El Proyecto Min, una misión arqueológica formada por una canaria y una toscana, Mila Álvarez e Irene Morfini, ha descubierto un recinto funerario que recuerda al Osireion de Abydos, según revela Álvarez a Historia National Geographic. Se trata del segundo hallazgo realizado por las arqueólogas durante la investigación de la Tumba Tebana 109 y la Kampp 327, su extensión, ubicadas en la orilla oeste de Luxor. A través de las paredes falsas que contiene esta última tumba descubrieron a finales de 2013 las tumbas de May, un alto funcionario de la dinastía XVIII, y de su esposa Neferet, aunque los despojos de ambos no han aparecido. En esta ocasión han hallado un complejo funerario dedicado a Osiris, accesible también a través de la Kampp 327, con una capilla esculpida en la pared que representa al dios de los muertos con su corona atef y sosteniendo en sus manos el cetro y el cayado. Parte de la estatua ha desaparecido, pero se conservan los elementos principales que definen a esta divinidad, afirma Álvarez.

Demonios que sostienen cuchillos y lagartijas

Una especie de portal que se abre en la sala transversal de la tumba 327 nos introduce en esta tumba osiríaca. A la capilla principal se accede a través de unas escaleras cubiertas de escombros que descienden varios metros bajo tierra, como representando el acceso del difunto al inframundo, explica Álvarez. Un corredor rodea el espacio central y una escalera conduce a la capilla, en cuya parte superior se sitúa el relieve de Osiris. El complejo contiene los elementos del Osireion, sostiene la arqueóloga canaria. De momento, han hallado dos pozos funerarios, uno de los cuales se ocultaba bajo las escaleras que conducen a la divinidad, es decir, a sus pies. Los peldaños se retiraron al llevar a cabo un enterramiento y se colocaron de nuevo para ocultar el pozo, era una forma ingeniosa de disuadir a los saqueadores, observa. Sin embargo, al inspeccionar algunas de las cámaras, las investigadoras comprobaron que habían sido saqueadas y sólo han podido hallar cientos de fragmentos dispersos de momias. A través del corredor que rodea la capilla de Osiris se accede también a una habitación con un pozo de unos ocho metros de profundidad que lleva a cuatro cámaras funerarias. La más grande presenta una decoración en relieve que representa a demonios, unos sentados y otros de pie dentro de capillas. Unos sostienen cuchillos y otros sujetan lagartijas con ambos manos. En el Libro de los muertos el difunto debe saber los nombres y títulos de estos demonios para no ser agredido en su camino al Más Allá, apunta Álvarez. Todo este intrincado complejo funerario resulta un enigma. Las arqueólogas todavía desconocen si fue utilizado para enterrar a los miembros de una familia y reutilizado a lo largo de los siglos por otros individuos o si por el contrario fue concebido como una necrópolis bajo el auspicio del gran Osiris, el más popular entre los dioses egipcios. El estudio de la Tumba Tebana 109, la tumba de Min, es fundamental para entender la conexión con las otras tumbas, por lo que éste será nuestro objetivo para la próxima campaña, sentencia.