Egipto

El Proyecto Djehuty desarrolla la XIII campaña de excavaciones

El proyecto arqueológico dirigido por José Manuel Galán continúa con la restauración de la tumba de Djehuty y trabaja en dos pozos funerarios todavía sin abrir

1 / 3

1 / 3

Proyecto Djehuty

Proyecto Djehuty

Fragmento del obelisco del príncipe Intefmose, en el que se le denomina hijo del rey

© CSIC

2 / 3

Proyecto Djehuty

Proyecto Djehuty

Sarcófago infantil hallado el año pasado en la necrópolis de Dra Abu el-Naga.

© CSIC

3 / 3

Proyecto Djehuty

Proyecto Djehuty

Shabti momificado, una figura funeraria utilizada en el Antiguo Egipto. 

© CSIC

4 de febrero de 2014

Desde el pasado 13 de enero, un equipo de arqueólogos españoles, dirigido por José Manuel Galán, investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), está desarrollando la XIII campaña de excavaciones del Proyecto Djehuty, que tiene una duración de seis semanas, según ha informado el CSIC en un comunicado. El equipo, formado por 16 especialistas españoles y cuatro extranjeros, continúa con la restauración de la tumba de Djehuty, quien formaba parte junto a Hery del grupo de altos dignatarios de la corte egipcia de Hatshepsut entre 1500 y 1450 a.C.

Los arqueólogos del Proyecto Djehuty excavan desde hace 13 años en la necrópolis de Dra Abu el-Naga, en la orilla occidental de Luxor, en el sur de Egipto, en una zona en la que se superponen enterramientos de distintas épocas. Las tumbas de cuatro importantes personajes de finales de la dinastía XVII descubiertas el año pasado en la necrópolis confirman que se trata del cementerio de la familia real de esta dinastía y de los principales miembros de su corte. Estos descubrimientos también arrojan luz sobre los trabajos realizados en los últimos años en las tumbas de los cortesanos Djehuty y Hery, de la dinastía XVIII. Como homenaje a los reyes de la dinastía XVII, que encabezaron la guerra de liberación contra los invasores hicsos, Djehuty decidió construir su tumba en Dra Abu el-Naga, donde éstos estaban enterrados, y no en Deir el-Bahari, cerca del templo funerario de su soberana, la reina Hatshepsut. 

Uno de estos hallazgos corresponde a un tal Ahmose Sapair, un príncipe heredero que acabó siendo reverenciado como patrono de la necrópolis. El otro se llama Intefmose, del que hallamos parte de un pequeño obelisco con su retrato en relieve, donde se le denomina hijo del rey. Intefmose podría ser el hijo de Sobekemsaf, uno de los primeros reyes de la dinastía XVII, explica Galán. El equipo arqueológico también trabajará en dos pozos funerarios todavía sin abrir. Aunque ambas tumbas pudieron ser saqueadas en la Antigüedad, se han mantenido intactas al menos desde el año 600 a.C., por lo que podríamos obtener mucha información trabajando en ellas, agrega Galán.

Los especialistas continuarán estudiando y radiografiando los centenares de momias de ibis (el ave sagrada del Antiguo Egipto), halcones y otros animales, que fueron depositados en el siglo II a.C. en una gran galería subterránea cerca de la tumba de Hery. Los trabajos -patrocinadas por Unión Fenosa Gas por tercer año consecutivo- pueden seguirse a través de un diario de excavaciones en la página web del proyecto.