Grecia

El pecio de Antiquitera esconde más tesoros

Recientemente se ha efectuado una nueva campaña arqueológica que ha sacado a la luz diversos artefactos, entre ellos una lanza de bronce de dos metros de longitud

1 / 3

1 / 3

Antiquitera

Antiquitera

El buzo Alexandros Sotiriou con un detector de metales, tras el hallazgo de una espléndida lagena totalmente intacta.

© RETURN TO ANTIKYTHERA, 2014 / BRETT SEYMOUR

2 / 3

Antiquitera

Antiquitera

El buzo Edward O'Brien, responsable de seguridad, flota con un exotraje especial. 

© RETURN TO ANTIKYTHERA, 2014 / BRETT SEYMOUR

3 / 3

Antiquitera

Antiquitera

El buzo Philip Short, responsable de las labores de buceo, examina la lanza de bronce hallada en el pecio de Antiquitera.

© RETURN TO ANTIKYTHERA, 2014 / BRETT SEYMOUR

Alec Forssmann

23 de octubre de 2014

Aproximadamente entre los años 70 y 60 a.C., una nave romana imponente que transportaba un cargamento de lujo se hundió cerca de Antiquitera, una isla griega remota, situada al noroeste de Creta. En 1900, un grupo de buscadores de esponjas halló el pecio a unos 50 metros de profundidad. Los buzos encontraron varias estatuas griegas excepcionales, entre ellas el Efebo de Antiquitera, además de joyas, mobiliario, cristalería de lujo y el célebre mecanismo de Antiquitera, la computadora analógica más antigua que se ha descubierto. Un buzo murió durante la inmersión y dos sufrieron una parálisis muscular debido al síndrome de descomprensión. En los años setenta, Jacques Cousteau y otros investigadores exploraron el yacimiento subacuático y rescataron diversos artefactos.

La última campaña arqueológica se ha efectuado entre el 15 de septiembre y el 7 de octubre de 2014 por parte de un equipo internacional que ha incluido a Brendan Foley, del Instituto Oceanográfico de Woods Hole, y a Theotokis Theodoulou, del Eforato Helénico de Antigüedades Subacuáticas. Hemos cartografiado un área de 70 por 40 metros y a través del Sirius, un vehículo subacuático, hemos recopilado más de 30.000 imágenes, con las que crearemos un mapa de alta resolución en 3D, explica Foley a Historia National Geographic. Además, los arqueólogos han sacado a la luz una espléndida lagena, que es un recipiente cerámico con un asa, completamente intacta, un fragmento ornamentado de la pata de una cama, anclas de más de un metro de largo y, sobre todo, una lanza de bronce de dos metros de longitud que debió de pertenecer a una estatua gigante, puede que a un guerrero de la diosa Atenea, según sostiene Foley. En 1901 fueron hallados cuatro caballos de mármol enormes, que pudieron formar parte de un conjunto de estatuas dominado por un guerrero en un carro tirado por los animales.

Éste es el naufragio antiguo más grande que he investigado, afirma Foley. Las dimensiones de los tablones del casco, de un grosor de 11 centímetros en su estado actual de deterioro, son de lo más grande que he visto y leído. Un montón de dinero fue invertido en la construcción de este barco, añade. Se ha especulado con la posibilidad de que el fastuoso cargamento del barco fuera el resultado de un saqueo por diferentes puertos del mundo helénico, pero no se sabe con certeza. Creemos que el yacimiento todavía esconde muchas piezas de gran valor, revela Foley. El año que viene continuarán las excavaciones.