El 'Homo naledi', una nueva especie de nuestro género

El ser humano tiene un antepasado nuevo, el 'Homo naledi', cuyos fósiles fueron hallados en 2013 en una cueva remota de Sudáfrica, en la denominada Cuna de la Humanidad

Cráneo de 'Homo naledi'

Cráneo de 'Homo naledi'

Cráneo del Homo naledi, un antepasado extinto del hombre.

Foto: University of Witwatersrand, Johannesburg

Alec Forssmann

15 de septiembre de 2015

Lucy, la australopithecus más famosa del mundo

Más información

Lucy, la australopithecus más famosa del mundo

La cuestión sobre los orígenes del ser humano se va esclareciendo cada vez más. La semana pasada, la prensa mundial se hizo eco de una noticia extraordinaria: el anuncio de una nueva especie de nuestro género, el Homo naledi, cuyos fósiles fueron hallados en 2013 en una cueva remota al noroeste de Johannesburgo, en Sudáfrica, en la denominada Cuna de la Humanidad. El hallazgo inicial fue realizado en 2013 por Steven Tucker y Rick Hunter, dos espeleólogos aficionados que se internaron por un acceso inexplorado de la cueva laberíntica Rising Star. Las expediciones posteriores, dirigidas por Lee Berger, de la Universidad del Witwatersrand, recuperaron más de 1.550 fósiles, que constituyen la mayor concentración de fósiles de un mismo hominino en toda África. En el proyecto han participado el Departamento de Ciencia y Tecnología de Sudáfrica, la Fundación Nacional de Investigación del mismo país y la National Geographic Society. El Homo naledi es tema de portada en la edición de octubre de National Geographic.

Cerebro del tamaño de una naranja

Dos cosas muy importantes sobre este hallazgo: el yacimiento y los fósiles. La cámara que contenía estos tesoros arqueológicos se encuentra a unos noventa metros de la entrada de la cueva, "accesible por un paso tan estrecho que para recuperarlos fue necesario un equipo especial de individuos muy delgados", expresa el comunicado. Tan remota es la cámara que no había sido hollada por un ser viviente durante miles de años, tan sólo por unos pocos ratones y pájaros, "lo que demuestra que atrajo a pocos visitantes accidentales". Los investigadores creen que la sima fue utilizada por el Homo naledi para depositar los restos mortales de sus semejantes, una especie de comportamiento ritual que se creía exclusivo de los humanos. Por otro lado, se han descubierto los fósiles de al menos quince individuos de la misma especie y la cueva todavía esconde más secretos. El Homo naledi aún no ha sido datado, pero sabemos cómo era: tenía un cerebro pequeño, "del tamaño de una naranja", un cuerpo estilizado de metro y medio de altura y pesaba unos 45 kilos. "Sorprendentemente, el Homo naledi tenía dedos extremadamente curvos, más que casi todas las otras especies de homininos, lo que demuestra claramente que tenía capacidades para escalar", sostiene Tracy Kivell, de la Universidad de Kent.