EFEMÉRIDE

El fin del Imperio francés

Napoleón III

Napoleón III

HERITAGE / GTRES

Se cumplen 140 años de la muerte de Napoleón III, el último emperador de Francia

El 9 de enero de 1873, hace exactamente 140 años, murió Napoleón III (París, 1808), el primer presidente de la República francesa elegido por sufragio universal masculino y su último emperador. Históricamente ha sido un personaje controvertido en Francia, sobre todo por su política exterior. Conoció un período de éxito, en que intervino contra Rusia en la guerra de Crimea (1854-1856) y contra el Imperio austríaco en Italia (1859). La anexión de Saboya y de Niza a Francia, en 1860, fue la recompensa de esta última campaña. También impulsó el colonialismo francés en Indochina, especialmente en Vietnam, Laos y Camboya. Sin embargo, mostró sus deficiencias con la retirada de sus tropas de México, en 1867, y con el desastre de la guerra franco-prusiana de 1870, que provocó la capitulación de Sedán y su exilio a Inglaterra. A pesar de todo, Napoleón III se sintió solidario con la creciente clase obrera y propició la industrialización de Francia, en una de las épocas más prósperas de su historia.

Sus cenizas reposan en Inglaterra

La guerra franco-prusiana tuvo fatales consecuencias para él. El 2 de septiembre de 1870 fue vencido y hecho prisionero en Sedán. Dos días después, fue desposeído de su título en París y llevado en cautividad a Alemania. En 1871 se reunió con la emperatriz Eugenia de Montijo en Chislehurst, en el sureste de Londres, donde murió en 1873. Pero su cuerpo no permaneció allí durante mucho tiempo. Tras la trágica muerte de su hijo, Eugenio Luis, en 1879, durante una emboscada tendida por los zulúes, Eugenia buscó un mausoleo adecuado para honrar la memoria de su marido y su hijo. Los restos fueron trasladados a la abadía de Saint Michael, en Farnborough, en el sur de Inglaterra, donde aún reposan las cenizas del último emperador de Francia.