EFEMÉRIDE

El efímero reinado de Pertinax

Pertinax

Pertinax

MUSEI VATICANI

Hace 1.820 años que murió asesinado el emperador romano Pertinax, cuyo mandato no llegó a los 90 días de duración

El 28 de marzo del año 193 d.C., hace 1.820 años, murió asesinado por soldados pretorianos el emperador romano Publio Helvio Pertinax (Alba, 126 d.C.), cuyo breve reinado no llegó a los 90 días, entre el asesinato de Cómodo, el 31 de diciembre de 192, y su propia muerte. En el capítulo XIX de El Príncipe, Nicolás Maquiavelo explica que los emperadores Marco Aurelio, Pertinax y Alejandro Severo eran «de vida modesta, amantes de la justicia, enemigos de la crueldad, humanos y afables», pero que encontraron, con excepción del primero, «un triste final». Maquiavelo sostiene que Pertinax «fue hecho emperador contra la voluntad de los soldados, los cuales, acostumbrados a vivir licenciosamente bajo Cómodo, no pudieron soportar aquella vida honesta a que Pertinax los quería reducir. Por eso, habiéndose granjeado su odio y al unirse a este odio el desprecio que les causaba su avanzada edad, se hundió ya en los primeros momentos de su reinado». El filósofo florentino considera que la excesiva honestidad que mostró Pertinax hacia sus súbditos, ya corruptos, precipitó su muerte.

Hijo de un liberto

No existe mucha información sobre la vida de Pertinax. En la plaza Elvio Pertinace, en Alba, su localidad natal, en el Piamonte, se erige un busto del emperador, una réplica del que se conserva en los Museos Vaticanos, en el que se aprecia un rostro ancho y ceñudo enmarcado por una barba prominente. Pertinax fue hijo de un liberto, ejerció de profesor de gramática y posteriormente se alistó en el ejército, con el que combatió contra los partos y con el que se desplazó hasta Britania y Dacia, donde llegó a ser gobernador. Sofocó una revuelta en la provincia romana de Britania y regresó a Roma con todos los honores. En la capital del Imperio romano fue nombrado prefecto y posteriormente se convirtió en el hombre más poderoso de Roma, con el apoyo del Senado. Marco Aurelio fue su fuente de inspiración, intentó impartir justicia y contentar al pueblo, pero murió asesinado a los 66 años, víctima de la codicia de la guardia pretoriana, que buscaba su propio provecho económico.