Islas Baleares

El antiguo cementerio de Ibiza

Reabre el Museo Monográfico del Puig des Molins, situado en el cementerio de los fenicios, fundadores de la ciudad de Ibiza

1 / 3

1 / 3

Museo Monográfico del Puig des Molins, Ibiza

Museo Monográfico del Puig des Molins, Ibiza

Entrada a los hipogeos denominados «de la mula», que han sido acondicionados para su visita pública.

MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE

2 / 3

Museo Monográfico del Puig des Molins, Ibiza

Museo Monográfico del Puig des Molins, Ibiza

Una de las piezas halladas en el Puig des Molins, el mayor yacimiento arqueológico de las Pitiusas.

MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE

3 / 3

Museo Monográfico del Puig des Molins, Ibiza

Museo Monográfico del Puig des Molins, Ibiza

La exposición permanente finaliza en la Sala V, que expone la colección de objetos arqueológicos ibicencos de Rafael Sainz de la Cuesta.

MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE

Reabre el Museo Monográfico del Puig des Molins, situado en el cementerio de los fenicios, fundadores de la ciudad de Ibiza

Tras 17 años cerrado, el Museo Monográfico del Puig des Molins reabre sus puertas al público en su sede histórica, una vez rehabilitada. El Puig des Molins fue el cementerio que eligieron los fenicios, fundadores de la ciudad de Ibiza, para enterrar a sus muertos. Está situado al suroeste de la bahía de Ibiza, unos 500 metros a poniente del Puig de Vila, donde está emplazada la ciudad desde su fundación en el siglo VII a.C. El museo reabre con una exposición permanente que muestra los rituales funerarios desarrollados en la ciudad de Ibiza durante catorce siglos, desde la época fenicia hasta la dominación bizantina. También acoge la exposición temporal El Museo del Puig des Molins: un proyecto entre dos siglos, 1935-2012, sobre los sucesivos proyectos y reformas acometidas en la sede del museo.

El cementerio experimentó un enorme crecimiento en época púnica, desde finales del siglo VI a.C. hasta mediados del siglo IV a.C., como consecuencia del desarrollo de la ciudad. Su extensión era de unas cinco hectáreas. Se trata de la necrópolis antigua más importante de la isla y el mayor yacimiento arqueológico de las Islas Pitiusas, que en 1999 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

El elemento más abundante y característico del yacimiento son los hipogeos púnicos, que constan de un pozo rectangular de acceso y una cámara subterránea, generalmente cuadrangular. Debido a la cobertura de sedimentos y vegetación, en el exterior sólo son visibles unos 350-400 hipogeos, de un total que se estima en torno a los 3.000. Entre las colecciones del período fenicio destacan los recipientes que se utilizaban en las libaciones, así como los betilos (piedras sagradas) o cipos (pilastras o trozos de columnas erigidas en memoria de un difunto). Del período púnico destaca la extraordinaria colección de huevos de avestruz con decoración grabada o pintada, una de las ofrendas más características de esta cultura. Otro elemento importante son los escarabeos (pequeños amuletos), de los que Ibiza ha proporcionado más de 300 ejemplares.

La historia del museo arranca en 1929, con motivo de la visita del rey Alfonso XIII a Ibiza. El entonces director del Museo Arqueológico de Ibiza planteó al monarca un ambicioso proyecto para el Puig des Molins. Alfonso XIII se comprometió con la construcción de un nuevo museo que acogiera los importantes vestigios arqueológicos que abarrotaban el pequeño edificio existente. La proclamación de la República, en 1931, y el estallido de la guerra civil, en 1936, frustraron la construcción del nuevo museo. No fue hasta finales de los años sesenta que se inauguró el Museo Monográfico del Puig des Molins. En 1999 se cerró al público debido a unos desperfectos que amenazaban al edificio.