Efectos especiales en el Foro de Augusto

Durante cada noche de este verano se celebra en el antiguo Foro de Augusto un espectáculo de luces y música, con rigor histórico, que evoca la época del primer emperador del Imperio romano

1 / 3

1 / 3

«Foro de Augusto. 2.000 años después»

«Foro de Augusto. 2.000 años después»

La estatua de Augusto en el espectáculo de luces y música del Foro de Augusto. 

© F. DI MAJO / UFF. FOTOGRAFICO CAMPIDOGLIO, ROMA

2 / 3

«Foro de Augusto. 2.000 años después»

«Foro de Augusto. 2.000 años después»

Las imágenes se proyectan sobre las columnas, muros y piedras del antiguo Foro de Augusto. 

© F. DI MAJO / UFF. FOTOGRAFICO CAMPIDOGLIO, ROMA

3 / 3

«Foro de Augusto. 2.000 años después»

«Foro de Augusto. 2.000 años después»

Los incendios fueron constantes en la historia de la Roma clásica. 

© F. DI MAJO / UFF. FOTOGRAFICO CAMPIDOGLIO, ROMA

Durante cada noche de este verano se celebra en el antiguo Foro de Augusto un espectáculo de luces y música, con rigor histórico, que evoca la época del primer emperador del Imperio romano

Hasta el próximo 18 de septiembre de 2014, Roma conmemora el bimilenario de la muerte de Augusto, acaecida el 19 de agosto del año 14 d.C., mediante un deslumbrante espectáculo de luces, música y con una narración con rigor histórico que permite revivir la época del primer emperador del Imperio romano, precisamente en las ruinas del antiguo Foro de Augusto.

De lunes a domingo, a las nueve, diez y once de la noche, se celebra el espectáculo Foro de Augusto. 2.000 años después, que cuenta con unos magníficos efectos especiales y que tiene una duración de 40 minutos. Los espectadores, un máximo de 200 en cada función, se disponen sobre unas gradas situadas en la Via Alessandrina, desde donde pueden ver las imágenes proyectadas sobre los restos de las columnas, muros y piedras del antiguo Foro de Augusto. Las explicaciones se pueden seguir en seis idiomas (italiano, inglés, francés, español, ruso y japonés). Además de realizar una reconstrucción fiel de los lugares, con efectos especiales de todo tipo, la narración se detiene en la figura de Augusto, cuya gigantesca estatua, de unos doce metros de altura, dominaba el área al lado del templo, explica el organismo municipal Roma Capitale en un comunicado.

El Foro de Augusto fue encomendado inmediatamente después del asesinato de Julio César, en el 42 a.C., en vísperas de la batalla de Farsalia, que permitió a Octavio, después convertido en Augusto, de derrotar a Bruto y a Casio, los dos cesaricidas. El templo fue dedicado a Marte Ultor, esto es, Marte el Vengador, el dios de la guerra y de la fuerza que había permitido reconquistar la paz, explica Claudio Parisi Presicce, superintendente capitolino de Bienes Culturales. El trabajo de Paco Lanciano y Piero Angela, de reconstrucción virtual y visual de lo alto de este foro y de todo el aparato decorativo, ofrece una visión de cómo vivían los antiguos dentro de un espacio público de este tipo, añade.