Detectan numerosas muestras de arte rupestre en Machu Picchu

Alec Forssmann

1 de agosto de 2016

El análisis digital de imágenes ha revelado diferentes representaciones, tanto figurativas como abstractas, que a simple vista no se perciben

Más información

Machu Picchu: la enigmática ciudadela inca

Machu Picchu: la enigmática ciudadela inca

El Santuario Histórico de Machu Picchu, ubicado entre imponentes picos andinos que se cubren de niebla, esconde numerosas muestras de arte rupestre que han pasado desapercibidas durante décadas. El análisis digital de imágenes ha revelado diferentes representaciones, tanto figurativas como abstractas, que a simple vista apenas se perciben. Los investigadores de la Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco han descubierto desde pinturas rupestres elementales, por ejemplo representaciones de camélidos andinos, hasta pictogramas más complejos: círculos concéntricos y figuras geométricas que aún no han sido descifradas. También se especula sobre su datación, pues los investigadores aún no saben si estos hallazgos son incaicos o preincaicos.

Estas muestras de arte rupestre, tanto pintadas como grabadas en las rocas, se dieron a conocer a comienzos de julio y se ubican en la ciudad inca de Machu Picchu y en dos sectores conocidos como Paraguachayoq e Inkaterra. "Un estudio minucioso nos permitirá determinar la secuencia cultural de la llaqta de Machu Picchu. De momento sólo podemos avanzar que las manifestaciones artísticas representan actividades antrópicas y que guardan relación con el entorno sagrado de Machu Picchu", declara a este medio Fernando Astete, director del Parque Arqueológico Nacional de Machu Picchu.

Hiram Bingham, el explorador estadounidense que redescubrió Machu Picchu en 1911, ya detectó diferentes petroglifos en el sitio conocido como Roca del Sol y en otros sectores urbanos de la llaqta. "En la Roca de las Serpientes, por ejemplo, hay evidencias de un alto número de toqos [agujeros pequeños] con forma de serpientes y líneas percutidas, asimismo en un segmento del camino Intipunku, que da acceso a Machu Picchu", detalla Astete.

Los investigadores aún no saben si los hallazgos son incaicos o preincaicos

En el sector Pachamama, donde hay un afloramiento rocoso o caverna natural, se han registrado más de seis conjuntos gráficos, entre pictogramas y grafitis, "con diversos motivos formados por figuras negras y diseños curvilíneos de carácter geométrico y buena factura", según Astete. En el sector de Paraguachayoq se han dectado pictografías con diseños zoomorfos, concretamente camélidos andinos cuyos cuerpos rectangulares aún se distinguen. Y en el sector Inkaterra se observa un conjunto de pictografías abstracto-geométricas, "cuyo principal motivo consiste en círculos concéntricos con líneas salientes a modo de apéndice, mientras que el más notorio está representado por un rectángulo con secciones cuadrangulares pintadas en su área y superpuesto a otros motivos cuadrangulares y lineales", observa el arqueólogo.