Tarragona

Detectan 7 grabados en una roca que representan un campamento

Los grabados, de más de 13.000 años de antigüedad, fueron realizados por un único individuo y en poco tiempo

1 / 4

1 / 4

Molí del Salt

Molí del Salt

Representación de una cabaña.

Foto: Manuel Vaquero

2 / 4

Molí del Salt

Molí del Salt

Representación de una cabaña.

Foto: Manuel Vaquero

3 / 4

Molí del Salt

Molí del Salt

Calco de la plaqueta grabada.

Foto: Marcos García-Diez

4 / 4

Molí del Salt

Molí del Salt

Reconstrucción virtual del campamento del Molí del Salt.

Foto: Luis Alberto Marcos

Los grabados, de más de 13.000 años de antigüedad, fueron realizados por un único individuo y en poco tiempo

Un equipo de investigadores ha descubierto unos grabados en una roca que se remontan al Paleolítico Superior y que, por su forma y proporciones, pueden interpretarse como cabañas, según explica el Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES) en un comunicado. El hallazgo ha sido realizado durante unas excavaciones en el yacimiento prehistórico del Molí del Salt en Vimbodí i Poblet, al norte de Tarragona, donde años atrás apareció un diente de leche de unos 13.000 años de antigüedad y donde se han detectado otros grabados que representan a ciervos y caballos, entre otros animales. "Sugerimos que estos grabados pueden ser considerados como una representación naturalista de un campamento de cazadores-recolectores", afirman Marcos García-Diez, de la Universidad del País Vasco, y Manuel Vaquero, del IPHES y la Universitat Rovira i Virgili, en un estudio publicado en PLOS ONE.

La primera representación de un grupo social

Los grabados han aparecido en una placa de esquisto, de 18 centímetros de largo y 8,5 de ancho, procedente de un estrato del magdaleniense, de unos 13.000 ó 14.000 años de antigüedad. Se pueden distinguir siete motivos con forma de cúpula y con unas rayas transversales que evidencian que no son objetos vacíos, sino compactos. "El estudio demuestra que todos los motivos se llevaron  a cabo con la misma herramienta y utilizando la misma técnica, lo que indica que fueron realizados por un único individuo en un espacio corto de tiempo", sostiene García-Diez. Las cabañas representadas son similares a las de otros grupos de cazadores-recolectores como los bosquimanos del Kalahari, en Botsuana, o los aborígenes australianos. El número de cabañas, siete, coincide también con el tamaño habitual de un grupo de cazadores. La pieza es completamente única en el panorama del arte paleolítico, en el que predominan las figuras de animales y los signos abstractos. "Teniendo en cuenta el significado social de los campamentos en una organización de cazadores-recolectores, estos grabados pueden ser considerados como una de las primeras representaciones artísticas del espacio doméstico y social de un grupo humano", concluyen los investigadores.