IMAGEN DE LA SEMANA

Destellos dorados

Kinkaku

Kinkaku

© FOTO: PETER JÄHNEL / PICTURE-ALLIANCE / DPA / AP IMAGES / GTRES

14 de septiembre de 2015

El Pabellón Dorado o Kinkaku es un emblema de la arquitectura japonesa tradicional. Se llama así por el revestimiento de oro puro que embellece las dos plantas superiores del edificio, situado en las afueras de Kioto y rodeado por un jardín de ensueño. Fue construido a finales del siglo XIV como casa de recreo del sogún Ashikaga Yoshimitsu, quien gobernó Japón entre 1368 y 1394, durante la era Muromachi, en la que se impuso el budismo zen. De hecho, su hijo transformó el edificio en un templo zen de la escuela Rinzai, conocida por sus rigurosos métodos de entrenamiento. El estilo ecléctico del edificio se distingue claramente en esta fotografía de 2013: el estilo palaciego shinden-zukuri en la planta baja, con pilares de madera sin pintar y muros blancos desplegables para percibir el paisaje envolvente; el estilo buke-zukuri de los samuráis en la segunda planta, con puertas correderas de madera y consagrado a la diosa Kannon; y el estilo zen de la tercera planta, con ventanas abocinadas, dorado por fuera y por dentro y rematado con un fénix dorado. Este conjunto tan frágil ha sido pasto de las llamas en varias ocasiones, la última en 1950, cuando el monje Hayashi Yoken, que padecía esquizofrenia, lo incendió deliberadamente. El Pabellón Dorado fue reconstruido y se incrementó su revestimiento dorado, que se refleja en las aguas del estanque.