Destapan la tumba de Cristo por primera vez en siglos

Un equipo de investigadores ha puesto al descubierto la superficie original de la supuesta tumba de Cristo, según reveló el miércoles la edición internacional de 'National Geographic'

1 / 4

1 / 4

cristo1. El Edículo

El Edículo

El Santo Sepulcro con el Edículo en el centro, la estructura que está siendo restaurada por primera vez desde que fue reconstruida en 1810 tras un incendio devastador.

Foto: Oded Balilty, AP for National Geographic

2 / 4

cristo2. Un instante histórico

Un instante histórico

Los técnicos retiran la tapa de mármol que durante siglos ha cubierto el lugar más sagrado de la cultura cristiana.

Foto: Dusan Vranic, AP for National Geographic

3 / 4

cristo3. Rezando ante la tumba de Cristo

Rezando ante la tumba de Cristo

Una monja cristiana reza ante la tumba de Cristo en el interior del Edículo.

Foto: Oded Balilty, AP for National Geographic

4 / 4

cristo4. Líderes religiosos

Líderes religiosos

Los diferentes líderes religiosos escuchan antentamente los avances anunciados por Antonia Moropoulou, la supervisora de los trabajos de restauración, de la Universidad Técnica Nacional de Atenas.

Foto: Oded Balilty, AP for National Geographic

Un equipo de investigadores ha puesto al descubierto la superficie original de la supuesta tumba de Cristo, según reveló el miércoles la edición internacional de 'National Geographic'

Más información

Hallan la referencia más antigua de Jerusalén en un documento extrabíblico

"Jarras de vino a Jerusalén"

Primero había una cueva, o puede que fuera una oquedad en la roca. En una tumba excavada en la roca maciza fue depositado el cuerpo lacerado de Jesús de Nazaret. Posteriormente, según Eusebio de Cesarea, la tumba sagrada fue tapada con tierra y con piedras y, durante el mandato de Adriano, se paganizó el lugar mediante la construcción de un templo. Constantino, el defensor del cristianismo, ordenó la demolicion del templo, supuestamente erigido sobre la tumba de Jesús, y levantó una basílica que ha sufrido numerosas destrucciones y reconstrucciones a lo largo de la historia. La iglesia del Santo Sepulcro, en el centro de Jerusalén, incluye dos sitios sagrados: el Gólgota, donde Cristo supuestamente fue crucificado; y su tumba... vacía, pues resucitó de entre los muertos.

Seis órdenes cristianas custodian el Santo Sepulcro: la Iglesia Ortodoxa Griega, la Iglesia Católica Romana, la Iglesia Apostólica Armenia y, en menor grado, la Iglesia Ortodoxa Siria de Antioquía, la Iglesia Ortodoxa Copta y la Iglesia Ortodoxa Etíope. Todas están de acuerdo en una cosa: allí se encuentra la sepultura de Jesucristo. En 2015, las principales comunidades cristianas aceptaron la visita de la Universidad Técnica Nacional de Atenas con motivo de una inspección del Edículo, la estructura que cubre el sepulcro, reconstruida en 1810 tras un incendio devastador.

"Podremos ver la superficie rocosa en la que yació el cuerpo de Cristo", dice Hiebert

Por primera vez en siglos, los investigadores han puesto al descubierto la superficie original de la supuesta tumba de Cristo, según reveló el miércoles la edición internacional de National Geographic, que participa en el proyecto de restauración. La tumba ha estado sellada con un revestimiento de mármol desde 1555 y muy probablemente desde varios siglos atrás."Hemos retirado la cobertura de mármol de la tumba y nos ha sorprendido la cantidad de material de relleno que hay debajo", explica Fredrik Hiebert, arqueólogo de National Geographic Society. "El análisis científico será largo, pero finalmente podremos ver la superficie original rocosa en la que, de acuerdo con la tradición, yació el cuerpo de Cristo".

Más información

Viaje por los escenarios de la Biblia

Viaje por los escenarios de la Biblia

La tradición cristiana afirma que el cadáver fue extendido sobre una plataforma o cama sepulcral labrada en la cueva de piedra caliza y que siglos después quedó encerrada en el Edículo. El análisis de la roca original podría aportar información sobre la forma primordial de la tumba y sobre su evolución a lo largo de los siglos, desde que fue detectada por Helena de Constantinopla, la madre del emperador Constantino, en el siglo IV. "Estamos rehabilitando el Edículo y este es un momento crítico", expresa Antonia Moropoulou, la supervisora de los trabajos de restauración, de la Universidad Técnica Nacional de Atenas.