Dinamarca

Descubren unas 2.000 espirales de oro de la Edad del Bronce

Boeslunde debió de ser un lugar especial y sagrado durante la Edad del Bronce, en el que se celebraron rituales en honor del sol y se depositaron ofrendas de oro

1 / 4

1 / 4

Boeslunde

Boeslunde

Una pila de espirales de oro en el lugar del hallazgo.

© FLEMMING KAUL / NATIONALMUSEET

2 / 4

Boeslunde

Boeslunde

Cada espiral tiene una longitud de unos tres centímetros.

© MORTEN PETERSEN / MUSEUM VESTSJAELLAND

3 / 4

Boeslunde

Boeslunde

Las espirales de Boeslunde resplandecen como el sol.

© MORTEN PETERSEN / MUSEUM VESTSJAELLAND

4 / 4

Boeslunde

Boeslunde

Vasos de oro hallados en la misma zona a lo largo del siglo XIX.

© KIT WEISS

14 de julio de 2015

Un equipo de arqueólogos ha descubierto alrededor de 2.000 espirales de oro, que datan de la Edad del Bronce, en Boeslunde, al suroeste de la isla de Selandia, la más grande de Dinamarca, según informa el Museo Nacional de Dinamarca, responsable de las excavaciones junto con el Museo de Selandia. Los arqueólogos "no saben para qué fueron utilizadas las espirales y nunca antes las habían visto en Dinamarca", informa el comunicado, que se refiere al hallazgo como "un pequeño misterio". Las espirales tienen una longitud máxima de tres centímetros y fueron halladas bajo tierra junto a otros fragmentos de espirales y dos alfileres dorados, para ajustar un vestido, que han permitido fechar los hallazgos entre el 900 y 700 a.C., según Flemming Kaul, conservador del Museo Nacional de Dinamarca. "Puede que las espirales colgaran de unos cordones, a modo de pequeños flecos, en un sombrero o un parasol. O quizá estuvieran trenzadas al cabello o formaran parte del bordado de un vestido. La cuestión es que no lo sabemos, pero tiendo a creer que formaron parte de la vestimenta o del tocado de un rey-sacerdote", sostiene Kaul.

«El oro es indestructible, inmortal y eterno»

En 2013, dos arqueólogos aficionados hallaron cuatro brazaletes de oro, utilizados en la época para prestar juramento, cerca del municipio de Boeslunde. Este hallazgo propició nuevas excavaciones en la zona. Los arqueólogos del Museo de Vestjaelland encontraron unas pocas espirales de oro y en la siguiente excavación aparecieron en gran cantidad. Bajo una pila de espirales encontraron los restos de una caja de madera, probablemente de abedul, que las debió de contener hace siglos. En la misma zona se han hallado otras piezas de gran valor, entre ellas seis vasos de oro, descubiertos en el siglo XIX por agricultores locales. Flemming Kaul se muestra convencido de que Boeslunde fue un lugar especial y sagrado durante la Edad del Bronce, en el que se llevaron a cabo rituales y se depositaron ofrendas de oro, por lo que puede haber más tesoros escondidos. "El rey-sacerdote puede que llevara una pulsera de oro en la muñeca y espirales de oro en el manto y en el sombrero, que brillaban como el sol durante las ceremonias rituales en honor a este astro. El sol era uno de los símbolos más sagrados en la Edad del Bronce y el oro poseía una magia especial. El oro representa el sol, tiene el color del sol, brilla como el sol y es indestructible, inmortal y eterno", afirma Kaul.