México

Descubren una cancha del juego de pelota en Yucatán

Apareció casualmente durante la construcción de una pista de baloncesto en una universidad mexicana y parece estar vinculada con rituales agrícolas de los mayas

1 / 2

1 / 2

Juego de Pelota

Juego de Pelota

La cancha del juego de pelota, con unas dimensiones de 6,50 por 20 metros, ha sido hallada en las instalaciones de la Universidad Tecnológica del Poniente (al fondo), en el municipio de Maxcanú, en la península de Yucatán.

© CENTRO INAH YUCATÁN

2 / 2

Juego de Pelota

Juego de Pelota

La cancha del juego de pelota está ubicada estratégicamente al pie de un cerro y probablemente estaba relacionada con rituales agrícolas. 

© CENTRO INAH YUCATÁN

Apareció casualmente durante la construcción de una pista de baloncesto en una universidad mexicana y parece estar vinculada con rituales agrícolas de los mayas

En 2012, la Universidad Tecnológica del Poniente (UTP), situada en la península de Yucatán (México), emprendió la construcción de una pista de baloncesto en sus instalaciones, pero casualmente el lugar, al pie de un cerro, ya había sido ocupado siglos atrás por una cancha para celebrar el ritual del juego de pelota mesoamericano. Elegimos un área cubierta de pasto, al pie del puuc [así designaban los mayas a una colina o a una sierra], pero al meter la maquinaria para cavar, ésta chocó con una piedra muy dura imposible de mover, explica Rossana Alpizar, rectora de la UTP, en un comunicado difundido recientemente por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). Era una piedra rosada que parecía antigua y de inmediato acudimos al INAH para que la revisara. La arqueóloga que vino a la universidad a efectuar el peritaje, nos dijo: 'Se les adelantaron los mayas y no podrán hacer su cancha porque aquí ya hay una prehispánica: es un juego de pelota, añade. 

Ceremonias agrícolas 

La cancha del juego de pelota, hallada en un área inexplorada en el municipio de Maxcanú, ha sido fechada por sus características arquitectónicas en el período clásico temprano, entre el 250 a.C. y el 600 d.C. Tiene una orientación norte-sur y está conformada por dos edificios paralelos y relativamente estrechos, de 19 metros de largo y siete metros de ancho. El espacio central entre ellos es plano y de una extensión de seis metros, afirma Eunice Uc, arqueóloga del INAH. A unos cinco metros de distancia también se ha descubierto un altar circular y en la parte más alta del cerro se ha identificado una caverna que debió estar vinculada al juego de pelota, pues representaba el lugar de origen y la morada de los dioses. La arqueóloga ha comentado que la cancha se ubicó en un lugar estratégico donde se creaba un vínculo con la montaña y la cueva, y seguramente con el fin de realizar ceremonias agrícolas.