Descubren un poblado romano en Gernsheim, Alemania

Hasta el momento se han excavado los cimientos de un edificio de piedra, lugares para hacer fogatas, al menos dos pozos y espacios utilizados como bodegas

1 / 6

1 / 6

Poblado romano de Gernsheim

Poblado romano de Gernsheim

Imagen aérea que muestra unos cimientos de piedra en buen estado de conservación.

© DENNIS BRAKS / GOETHE-UNIVERSITÄT, FRANKFURT AM MAIN

2 / 6

Poblado romano de Gernsheim

Poblado romano de Gernsheim

Espacio utilizado antiguamente para hacer fogatas.

© THOMAS MAURER / GOETHE-UNIVERSITÄT, FRANKFURT AM MAIN

3 / 6

Poblado romano de Gernsheim

Poblado romano de Gernsheim

Piedras procedentes de la fortificación romana.

© THOMAS MAURER / GOETHE-UNIVERSITÄT, FRANKFURT AM MAIN

4 / 6

Poblado romano de Gernsheim

Poblado romano de Gernsheim

Dado y ficha de un juego de mesa de época romana. Los dados actuales prácticamente no han cambiado.

© THOMAS MAURER / GOETHE-UNIVERSITÄT, FRANKFURT AM MAIN

5 / 6

Poblado romano de Gernsheim

Poblado romano de Gernsheim

Fragmento de cerámica con decoraciones en relieve.

© THOMAS MAURER / GOETHE-UNIVERSITÄT, FRANKFURT AM MAIN

6 / 6

Poblado romano de Gernsheim

Poblado romano de Gernsheim

Cráneo de un perro de época romana.

© THOMAS MAURER / GOETHE-UNIVERSITÄT, FRANKFURT AM MAIN

Hasta el momento se han excavado los cimientos de un edificio de piedra, lugares para hacer fogatas, al menos dos pozos y espacios utilizados como bodegas

Hasta el año pasado poco se conocía sobre la Gernsheim romana, a pesar de que sus restos han ido aflorando paulatinamente desde el siglo XIX. Finalmente han aparecido unas estructuras correspondientes a un vicus o poblado romano, construido en parte sobre los cimientos de una fortificación que quedó en desuso alrededor del año 120 d.C., cuando la cohorte que la ocupaba fue trasladada desde el río Rin hasta los límites fronterizos del Imperio romano.

Otros poblados similares ya habían sido detectados en localidades cercanas como Gross-Gerau, Dieburg y Ladenburg, pero no así en Gernsheim, una ciudad situada al sur de Fráncfort y muy alterada por el desarrollo industrial del siglo XX. Los hallazgos han sido realizados recientemente por el profesor Thomas Maurer y una veintena de alumnos suyos de la Universidad Goethe en Frankfurt, según informa dicha universidad en un comunicado.

Un dado de época romana

Entre los años 70-80 y 110-120 d.C., una tropa de 500 soldados permaneció estacionada en esta fortificación. Se han detectado dos zanjas en forma de "V" que son típicas de estas construcciones militares. Cuando los romanos desmantelaron el fuerte, llenaron estas zanjas con desechos y residuos. "Un golpe de suerte para nosotros", expresa el profesor Hans-Markus von Kaenel, también de la Universidad Goethe, pero jubilado desde 2014. El poblado romano, que debió de ser coetáneo a la fortificación, continuó desarrollándose al menos hasta el 260 d.C., durante un período de paz. Hasta el momento, los jóvenes arqueólogos han excavado los cimientos de un edificio de piedra, lugares para hacer fogatas, al menos dos pozos y espacios utilizados como bodegas.

"También hemos hallado verdaderos tesoros como cierres inusuales para vestidos, varias perlas, partes de un juego de mesa, entre ellas fichas y dados, y una horquilla de hueso coronada con el busto de una mujer", enumera Maurer. Entre los hallazgos insólitos hay una moneda de Bitinia (actual Turquía), que "desde luego no estaba en circulación en la Germania Superior, sino que debió de ser una especie de souvenir", explica el comunicado.