Descubren un espléndido mosaico bizantino en Israel

El colorido mosaico, datable entre los siglos IV y VI d.C., ha aparecido durante unas excavaciones arqueológicas previas a la construcción de una carretera principal

1 / 3

1 / 3

Mosaico bizantino

Mosaico bizantino

El mosaico bizantino, datable entre los siglos IV y VI d.C., ha sido hallado en los terrenos del kibutz Beit Kama, una comunidad agrícola fundada en 1949, en el centro del país.

 

© YAEL YOLOVITCH / COURTESY OF THE ISRAEL ANTIQUITIES AUTHORITY

2 / 3

Mosaico bizantino

Mosaico bizantino

En una de las esquinas del mosaico se aprecian motivos geométricos y el detalle de una paloma picoteando un racimo de uvas. 

© YAEL YOLOVITCH / COURTESY OF THE ISRAEL ANTIQUITIES AUTHORITY

3 / 3

Mosaico bizantino

Mosaico bizantino

El mosaico formaba parte del pavimento de un edificio que medía 12 metros de largo y 8,5 de ancho y, según parece, estaba cubierto por un techo de tejas.

© YAEL YOLOVITCH / COURTESY OF THE ISRAEL ANTIQUITIES AUTHORITY

El colorido mosaico, datable entre los siglos IV y VI d.C., ha aparecido durante unas excavaciones arqueológicas previas a la construcción de una carretera principal

El pasado 12 de mayo, la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA) anunció el descubrimiento de un espléndido mosaico bizantino datado entre los siglos IV y VI d.C., en una época, la bizantina, en la que los asentamientos cristianos y judíos se encontraban próximos entre sí, en el territorio que ocupa actualmente el Estado de Israel. El colorido mosaico ha sido hallado por arqueólogos de la IAA durante unas excavaciones arqueológicas previas a la construcción de una carretera principal que cruza unos terrenos del kibutz Beit Kama, una comunidad agrícola fundada en 1949, en el centro del país.

Los arqueólogos creen que el mosaico adornaba el pavimento de un edificio público del que sólo se conservan los restos, pero que debía ser la construcción principal de un asentamiento que ocupa un área de 6.000 metros cuadrados. El edificio medía 12 metros de largo y 8,5 de ancho, y, según parece, estaba cubierto por un techo de tejas. El mosaico está decorado con motivos geométricos y combina colores cálidos y fríos sobre un fondo blanco. En sus esquinas, ricamente ornamentadas, aparecen representados distintos elementos como ánforas, pavos reales o palomas picoteando un racimo de uvas. Los arqueólogos han explicado que los diseños son propios de la época bizantina.

Todavía se desconoce la función que pudo tener el edificio, que estaba situado en una antigua ruta que se dirigía al norte desde Be'er Sheva. Frente al edificio también se han descubierto unas piscinas y una red de canales y conductos que las abastecían de agua. Una serie de escalones penetran en una de las piscinas, cuyas paredes estaban cubiertas con pinturas al fresco. Además del edificio principal y las piscinas, el enorme asentamiento también incluye una iglesia, edificios residenciales, almacenes y una gran cisterna, rodeados de terrenos agrícolas. Una de las estructuras podría corresponder a una posada que diera cobijo a los viajeros que visitaban el lugar.