Perú

Descubren un escudo de la cultura moche

La pieza, de 25 centímetros de diámetro y antiguamente adornada con plumas amarillas, debió ser utilizada en algún tipo de ceremonia militar o religiosa

Escudo de Pañamarca

Escudo de Pañamarca

© LISA TREVER

13 de agosto de 2013

En 1950, el antropólogo norteamericano Richard Schaedel (1920-2005) documentó por primera vez los restos de dos pinturas murales de la cultura moche -una sociedad preincaica- en el sitio arqueológico de Pañamarca, en el valle de Nepeña, junto a la costa pacífica de Perú. En los murales B y D aparecían representadas dos figuras mitológicas de la cultura moche: el monstruo Strombus, con rasgos felinos y propios de un caracol marino, y una figura antropomorfa con un tocado de plumas que supuestamente representa a una iguana, respectivamente. Ambas criaturas han sido plasmadas en la cerámica moche. Unas décadas después, el arqueólogo ítalo-peruano Duccio Bonavia (1935-2012) se lamentó del precario estado de conservación de estas pinturas. 

En 2010, un proyecto arqueológico internacional emprendió una excavación sistemática y minuciosa en el sitio arqueológico de Pañamarca, partiendo de las investigaciones previas realizadas por Schaedel y Bonavia. No sólo se descubrió un nuevo corpus de pinturas murales, sino que además apareció una pieza de gran valor junto a los murales B y D: un escudo moche elaborado con cestería en forma de espiral y con un diseño ornamental formado por textiles y plumas, que yacía boca abajo en una zona que no había sido excavada, donde debió ser depositado como una ofrenda durante el último período de esta civilización, entre 600 y 850 d.C., aproximadamente. Los arqueólogos (Lisa Trever, Jorge Gamboa, Ricardo Toribio y Flannery Surette) publicaron el hallazgo recientemente en la publicación especializada Ñawpa Pacha: Journal of Andean Archaeology.

El escudo tiene un diámetro de 25 centímetros, por lo que parece demasiado pequeño para haber sido utilizado en combate; más bien debió formar parte de una ceremonia militar o religiosa. El escudo de Pañamarca es diminuto en comparación con otros escudos de la cultura moche, que ya son pequeños de por sí. Antiguamente estaba ricamente adornado con plumas amarillas -apenas quedan los restos- dispuestas en círculos concéntricos y que posiblemente pertenecían a un guacamayo azul y amarillo, una especie de loro que se encuentra en América del Sur.