Egipto

Descubren tumbas de nobles egipcios en Qubbet el-Hawa

La sexta campaña de excavaciones en la necrópolis de Qubbet el-Hawa, en Asuán, ha sacado a la luz las momias de Heqaib III y de algunos miembros de su familia

El equipo multidisciplinar que lidera la Universidad de Jaén (UJA) en la necrópolis de Qubbet el-Hawa, frente a la moderna ciudad de Asuán, al sur de Egipto, ha descubierto los restos de un gobernador del Imperio Medio y de algunos miembros de su familia, además de nueve momias de más de 2.500 años de antigüedad, entre ellas la de un cocodrilo, según informa la UJA en un reciente comunicado. Mientras que resulta prácticamente imposible encontrar una cámara intacta con un faraón, podemos aportar información del siguiente nivel de la sociedad egipcia, la nobleza, afirma Alejandro Jiménez, director del Proyecto Qubbet el-Hawa. Desde 2008, la misión española, en colaboración con el Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto, ha descubierto el complejo funerario más grande del yacimiento, en el cual fueron enterradas las familias de dos gobernadores tardíos de la dinastía XII (1810-1775 a.C., aproximadamente): Heqaib III y Ameny-Seneb.

En esta sexta campaña, desarrollada en febrero y marzo, se ha estudiado y documentado la momia de Heqaib III, que se encontraba intacta. Este gobernador fue enterrado con una magnífica máscara y un sudario. Los estudios realizados han permitido saber que sufrió una deformación en la espalda y murió con apenas 30 años. También se han hallado las tumbas de otros miembros de su familia: una mujer llamada Gaut-Anuket, enterrada con un reposacabezas de excelente factura, y el hermanastro de Heqaib, conocido como Sarenput, inhumado junto a uno de los primeros ejemplares de shabti (estatuillas del Imperio Medio) y cuyo sarcófago es antropomorfo.

Por otro lado, se ha realizado un importante descubrimiento en una cámara intacta que contenía un ataúd de madera en buen estado de conservación. En su interior se encontraba un individuo anónimo de origen nubio y entre sus vendas se ocultaba una daga nubia. El esqueleto de Sarenput también presenta rasgos morfológicos nubios que, según los investigadores, se debe a que la familia de gobernadores de Elefantina de la dinastía XII, enterrados en Qubbet el-Hawa, tienen diferentes orígenes étnicos, especialmente nubios y egipcios.

El equipo arqueológico también ha hallado otra cámara, tras excavar un pozo de 13 metros de profundidad, con sarcófagos que custodiaban nueve momias del período faraónico tardío (724-343 a.C.) pertenecientes a ocho individuos y a un cocodrilo. Tras esta cámara se ha podido constatar la existencia de otra más. El primer paso el próximo año será documentar las inscripciones. Después actuará nuestro equipo de conservación y restauración y una vez consolidado el material se extraerá y se terminará de consolidar en una zona más adecuada. Después podremos proseguir las excavaciones, explica Jiménez.