Descubren restos humanos del naufragio de Antiquitera

Alec Forssmann

19 de septiembre de 2016

Los arqueólogos han descubierto un peso de plomo para medir las profundidades y restos humanos de una persona que quedó atrapada durante el naufragio del siglo I a.C.

Más información

Basilea exhibe los tesoros del pecio de Antiquitera

Basilea exhibe los tesoros del pecio de Antiquitera

La avaricia rompe el saco, dice el refrán. Quizá eso es lo que ocasionó el naufragio de Antiquitera: una imponente nave romana se fue a pique en el siglo I a.C. cerca de la isla griega de Antiquitera, puede que debido a una tormenta o al sobrepeso del cargamento de lujo que transportaba, o puede que influyeran ambas cosas. Seguramente nunca lo sabremos. Sí que sabemos lo que transportaba: conjuntos escultóricos enormes, que incluían varios caballos de mármol y lanzas de bronce de dos metros de longitud, además de mobiliario, cristalería de lujo, joyas y el célebre Mecanismo de Antiquitera, la computadora mecánica más antigua que se conoce, que sigue rodeada de misterio más de cien años después de su hallazgo. La nave romana transportaba antigüedades griegas excepcionales, probablemente dirigidas a satisfacer a la exigente aristocracia italiana.

Del 28 de agosto al 14 de septiembre se ha desarrollado la segunda campaña arqueológica de este año en Antiquitera, según acaba de informar el Ministerio de Cultura de Grecia. Los arqueólogos han encontrado restos óseos, entre ellos huesos largos y un cráneo, de una persona que quedó atrapada durante el naufragio. Durante las investigaciones de 1900-1901 y 1976 ya se detectaron los restos esqueléticos de al menos cuatro individuos, un hecho que revela la magnitud y violencia del naufragio. El análisis osteológico y genético podría aportar información sobre el sexo y la edad de los difuntos, entre otras cosas. Cabe decir que durante el descubrimiento del pecio en los años 1900 y 1901 murió uno de los buceadores, Georgios Kritikos, y otros sufrieron parálisis debido al síndrome de descompresión.

Los restos humanos revelan la magnitud y violencia del naufragio

Durante esta última campaña de excavaciones también se ha descubierto un peso de plomo de cincuenta kilos con forma de campana, utilizado antiguamente como una sonda para medir las profundidades y la naturaleza del fondo marino. Los clavos de hierro o de cobre que tenía esta pieza en su base permitían tomar muestras del fondo marino, por ejemplo fango, piedras u otros sedimentos. "Esta herramienta de la Antigüedad era vital para una navegación segura", señala el comunicado. Por último, los arqueólogos sospechan que puede haber otro barco en las inmediaciones.