Hallan nuevas tablillas romanas junto al Muro de Adriano

Las delicadas piezas de madera, con sus textos aún visibles, se han conservado milagrosamente gracias a la humedad y a las condiciones anaeróbicas del terreno

1 / 5

1 / 5

vindolanda1. Tablillas de Vindolanda

Tablillas de Vindolanda

Algunas tablillas se encuentran completas y otras fragmentadas, pero con sus textos aún visibles. 

Foto: The Vindolanda Trust

2 / 5

vindolanda2. Sitio arqueológico

Sitio arqueológico

Las tablillas de madera han sido excavadas en el fuerte romano de Vindolanda, junto a la Muralla de Adriano, al norte de Inglaterra.

Foto: The Vindolanda Trust

3 / 5

vindolanda3. Conservación milagrosa

Conservación milagrosa

Las delicadas piezas de madera se han conservado milagrosamente gracias a la humedad y a las condiciones anaeróbicas del terreno.

Foto: The Vindolanda Trust

4 / 5

vindolanda4. Limpieza de una tablilla

Limpieza de una tablilla

Limpieza meticulosa de una de las tablillas de madera. 

Foto: The Vindolanda Trust

5 / 5

vindolanda5. Fuerte romano de Vindolanda

Fuerte romano de Vindolanda

Fotografía aérea del fuerte romano de Vindolanda, situado al norte de Inglaterra. 

Foto: The Vindolanda Trust

Las delicadas piezas de madera, con sus textos aún visibles, se han conservado milagrosamente gracias a la humedad y a las condiciones anaeróbicas del terreno

Más información

Increíbles hallazgos en el Muro de Adriano: 350 piezas de calzado romano y otros objetos

Increíbles hallazgos en el Muro de Adriano

Unas 25 nuevas tablillas de madera han sido excavadas en el fuerte romano de Vindolanda, junto a la Muralla de Adriano, al norte de Inglaterra, según anunció ayer The Vindolanda Trust. El hallazgo, realizado el pasado 22 de junio, es uno de los más importantes en este sitio arqueológico desde 1992. Las tablillas de Vindolanda son tablillas finas de madera, de menos de 2 milímetros de grosor y del tamaño de una postal, que contienen textos escritos con tinta por los romanos. Las delicadas piezas de madera, con sus textos aún visibles, se han conservado milagrosamente gracias a la humedad y a las condiciones anaeróbicas del terreno (baja concentración de oxígeno), desde que fueron desechadas a finales del siglo I d.C.

Algunas tablillas se encuentran completas y otras fragmentadas. "Algunas de estas nuevas tablillas están tan bien conservadas que se pueden leer sin la habitual fotografía infrarroja y antes de pasar por el largo proceso de conservación. No hay nada más emocionante que leer estos mensajes personales del pasado lejano", dice el arqueólogo británico Robin Birley. Unos pocos nombres presentes en los textos ya han sido descifrados, entre ellos un hombre llamado Masclus, conocido por una tablilla anterior en la que se dirige a su superior pidiendo más cerveza para su avanzada. En una de las nuevas cartas parece solicitar un permiso para ausentarse (commeatus).

Las tablillas están siendo sometidas a un meticuloso proceso de conservación y de fotografía infrarroja para tratar de descifrar el contenido de todos los textos.