Descubren una gran tumba maya en Belice y unos paneles con información muy relevante

Los dos paneles jeroglíficos hallados en Xunantunich aportan información política de los mayas e incluso identifican a un gobernante de Calakmul que se desconocía hasta la fecha

1 / 4

1 / 4

belice1. Excavación de la tumba

Excavación de la tumba

Excavación de la cámara funeraria, de 4,5 metros de largo y 2,4 metros de ancho. La tumba maya contiene los restos de un individuo adulto, de entre 20 y 30 años de edad, acompañado de 36 vasijas de cerámica, un posible collar con seis cuentas de jade, trece cuchillas de obsidiana y huesos de jaguar o de ciervo.

Foto: Jaime José Awe

2 / 4

belice2. Estructura A9

Estructura A9

Edificio conocido como Estructura A9, donde se han descubierto la tumba y los paneles mayas.

Foto: Jaime José Awe

3 / 4

belice6. Panel 3

Panel 3

El Panel 3 registra la muerte de la dama Batz' Ek'. 

Foto: Christophe Helmke

4 / 4

belice7. Panel 3

Panel 3

El investigador Jorge Can examina el Panel 3.

Foto: Christophe Helmke

Alec Forssmann

4 de agosto de 2016

Así se presentó Pakal en el inframundo

Más información

Así se presentó Pakal en el inframundo

Un equipo de arqueólogos de la Universidad del Norte de Arizona y del Instituto de Arqueología de Belice ha descubierto la primera tumba real del yacimiento maya de Xunantunich y una de las más grandes de esta civilización en Belice, país que limita con México y Guatemala. "Sin embargo, más importante aún que la tumba, es el hallazgo de dos paneles con jeroglíficos mayas que actualmente están entusiasmando a epigrafistas mayas de toda Europa y América", revela a este medio Jaime José Awe, el director de las excavaciones, de la Universidad del Norte de Arizona.

La tumba regia ha sido excavada en un edificio conocido como Estructura A9, en Xunantunich. En la base de la escalinata del edificio se han descubierto dos escondrijos con ofrendas, entre ellas numerosos excéntricos (artefactos tallados), tanto de obsidiana como de sílex. A mitad de la escalera se encontraba la tumba con los restos de un individuo adulto, de entre 20 y 30 años de edad, acompañado de 36 vasijas de cerámica, un posible collar con seis cuentas de jade, trece cuchillas de obsidiana y huesos de jaguar o de ciervo. "Los análisis preliminares de los restos indican que el individuo era un hombre, de complexión atlética y bastante musculoso", apunta Awe. "Una característica única de esta gran tumba es que fue construida a la vez que el edificio que la custodiaba, en una única fase constructiva. Por tanto, el templo fue erigido a propósito para cubrir la tumba, una práctica más habitual en los egipcios pero totalmente inusual en la arquitectura maya", asegura.

Los dos paneles mayas están despertando un gran interés entre los estudiosos por diversos motivos: por sus implicaciones políticas, porque ofrecen fechas de eventos importantes de la historia maya, porque identifican a un gobernante de Calakmul que se desconocía hasta la fecha y porque registran la muerte de una dama procedente de Caracol, otro sitio maya de Belice. "Los paneles forman parte de una gran escalinata jeroglífica que fue erigida en el año 642 por el gobernante maya K'an II en la ciudad de Caracol. En el año 680 parece ser que fue desmantelada cuando las fuerzas enemigas del sitio de Naranjo atacaron Caracol", explica Christophe Helmke, el epigrafista del proyecto, a National Geographic. "La mayor parte de la escalinata fue llevada a Naranjo, donde se descubrió por primera vez en 1905. Desde entonces se han localizado algunos fragmentos adicionales: un panel en Ucanal y otro fragmento en Caracol. Así que el hallazgo de dos nuevos paneles en Xunantunich supone una gran sorpresa porque ayuda a completar este enorme puzle", agrega.

El propietario de la tumba era un hombre de complexión atlética y bastante musculoso, según Awe

Los paneles descubiertos justamente representan el comienzo y el final de la historia que quedó grabada en la escalinata jeroglífica. Un panel registra la fecha de fallecimiento de la dama Batz' Ek', la madre de K'an II, en septiembre del año 638. Otro segmento menciona a un tal Waxaklajuun Ubaah Kan, un gobernante de la dinastía Cabeza Serpiente, "posiblemente el rey del sitio de Dzibanché, en lo que hoy es México, en julio del año 640", sostiene Helmke. "Se trata de una figura muy oscura y que se desconocía hasta ahora, pero los paneles dejan claro que fue un rey de esta importante dinastía", destaca el experto epigrafista.

"Los paneles son especialmente relevantes porque hacen referencia al traslado de la dinastía Kan, desde su lugar de origen en Dzibanché hasta Calakmul. Hoy sabemos que Calakmul fue la capital de la dinastía Cabeza Serpiente y que la dama Batz' Ek', probablemente natural de Yaxhá, luego se emparejó con el gobernante de Caracol como parte de un acuerdo matrimonial", concluye Awe, cuyo proyecto arqueológico recibe apoyo financiero de The Tilden Family Foundation de San Francisco y asistencia y supervisión de Doug Tilden y de los estudiantes de posgrado Kelsey Sullivan, Diane Slocum y Hannah Zannoto.