Egipto

Descubren la tumba de un embajador real en Saqqara

Las tumbas de Paser y Ptahmes, dos nobles egipcios de la época ramésida, han sido excavadas en la necrópolis de Saqqara

1 / 2

1 / 2

Necrópolis de Saqqara

Necrópolis de Saqqara

La tumba descubierta en la necrópolis de Saqqara durante la presentación ante los medios de comunicación el pasado 8 de mayo.

© AP PHOTO / AMR NABIL / GTRES

2 / 2

Necrópolis de Saqqara

Necrópolis de Saqqara

A pesar de su estado inconcluso y de su inexorable deterioro, la tumba conserva su decoración en buen estado.

© AP PHOTO / AMR NABIL / GTRES

Las tumbas de Paser y Ptahmes, dos nobles egipcios de la época ramésida, han sido excavadas en la necrópolis de Saqqara

Un equipo arqueológico de la Universidad de El Cairo ha descubierto una tumba de la época ramésida (dinastías XIX y XX) en la necrópolis de Saqqara, en la antigua Menfis, al sur de El Cairo, que según los expertos cambiará la historia de la necrópolis, anunciaba Ahram Online el pasado 8 de mayo. La tumba podría pertenecer a Paser, embajador real de Egipto y responsable de las campañas militares a finales del reinado de Seti I y durante el reinado de Ramsés II, esto es, en el siglo XIII a.C., en una época en que se libró la célebre batalla de Qadesh. Paser dejó su tumba inconclusa, lo que sugiere que pudo morir de forma prematura. Esta tumba y la de Ptahmes, un escriba real y jefe del ejército, quien posiblemente fue familiar de Paser, se encontraban juntas y fueron saqueadas en tiempos remotos.

Un alarde arquitectónico

La tumba tiene forma de templo y consta de una entrada en forma de pórtico, una sala hipóstila y un peristilo o patio rodeado de columnas en cuyo centro se localizaba el lugar de entierro principal y que conduce directamente a un santuario con tres habitaciones. Mohamed Ibrahim, el ministro de Antigüedades, ha explicado a Ahram Online que las tumbas del Antiguo Egipto son principalmente de dos tipos, talladas en la roca o las denominadas mastabas, y la particularidad de ésta consiste en que tiene forma de templo y finaliza en forma piramidal, un alarde arquitectónico de su diseñador, quien combinó las formas de ambas construcciones. A pesar de su estado inconcluso y de su inexorable deterioro, la tumba conserva su decoración en buen estado. Las escenas más importantes representan la procesión funeraria de los difuntos, el arrastre de la estatua de la presunta estatua de Paser, su mujer lamentando su muerte y el tribunal del inframundo presidido por Osiris, quien recibe a los difuntos. Ibrahim confía en que la restauración de esta tumba y de la necrópolis del ejército en Saqqara contribuyan a atraer más turistas a Egipto, en un momento en que este país pierde turistas a marchas forzadas.