Arqueología subacuática

Descubren dónde se construyó el "Bou Ferrer"

Las últimas investigaciones sobre el pecio hundido en las costas de la Vilajoyosa aportan valiosa información sobre su lugar de procedencia

1 / 2

1 / 2

Buceador

Buceador

Un arqueólogo observa la disposición de las ánforas y otros materiales arqueológicos del pecio Bou Ferrer, hundido en las costas de la Vilajoyosa.

Vilamuseu

2 / 2

Ánforas

Ánforas

Un grupo de ánforas del Bou Ferrer yace desperdigadas bajo el mar, en las costas de la localidad alicantina de la Vilajoyosa.

Vilamuseu

Las últimas investigaciones sobre el pecio hundido en las costas de la Vilajoyosa aportan valiosa información sobre su lugar de procedencia

Las últimas investigaciones sobre las técnicas constructivas del Bou Ferrer, un barco romano hundido en las costas de la localidad alicantina de la Vilajoyosa, han logrado establecer su lugar de construcción. Se ha descubierto que se usaron clavos de madera (cabillas) de forma cónica que se alternaron con un refuerzo de clavos de hierro colocados desde el exterior del casco mediante un metodo llamado a punta perdida –es decir, que no atraviesan las cuadernas totalmente–. Esta técnica pertenece a la tradición constructiva de la zona de Neápolis (Nápoles), que se conoce por algunos navíos hundidos en la dársena de del puerto de esta ciudad. Esto ha permitido a los arqueólogos situar geográficamente el astillero donde fue construido el Bou Ferrer.

Un gran barco romano

El descubrimiento en 1999 del Bou Ferrer constituyó uno de los hitos más importantes de la arqueología subacuática en España. El pecio, que recibió el nombre de sus descubridores, dos submarinistas locales que lo hallaron a 25 metros de profundidad, es la nave romana más grande descubierta en el Mediterráneo, con casi 30 metros de eslora. El barco, del siglo I d.C., llevaba un enorme cargamento de ánforas –hasta la fecha se han localizado unas 3.000– llenas de salsa de pescado (garum), además de un cargamento de lingotes de plomo procedente de las minas de Sierra Morena. El excelente estado de conservación del Bou Ferrer ha permitido a los investigadores conocer muchos de sus secretos. Al parecer, el barco zarpó de algún puerto cerca de Cádiz con destino a Roma con su valioso cargamento, pero por algún motivo que desconocemos naufragó en las costas de la Vilajoyosa.