Descubren en Perú 12 cabezas trofeo humanas y una animal

Las 12 víctimas fueron decapitadas, sus cabezas desolladas y perforadas para ensartarlas en cuerdas y exhibirlas en público

1 / 7

1 / 7

Proyecto Arqueológico Uraca

Proyecto Arqueológico Uraca

El sitio arqueológico de Uraca se encuentra cerca de Corire, al suroeste de Perú.

Foto: Myke Scaffidi / Gamma Wave Media

2 / 7

Proyecto Arqueológico Uraca

Proyecto Arqueológico Uraca

Restos óseos hallados en el sitio arqueológico de Uraca.

Foto: Myke Scaffidi / Gamma Wave Media

3 / 7

Proyecto Arqueológico Uraca

Proyecto Arqueológico Uraca

Restos óseos hallados durante las excavaciones.

Foto: Myke Scaffidi / Gamma Wave Media

4 / 7

Proyecto Arqueológico Uraca

Proyecto Arqueológico Uraca

Cráneo peforado colgado de una cuerda.

Foto: Myke Scaffidi / Gamma Wave Media

5 / 7

Proyecto Arqueológico Uraca

Proyecto Arqueológico Uraca

Samantha Seyler y Beth K. Scaffidi, a la derecha, durante las excavaciones en Uraca.

Foto: Myke Scaffidi / Gamma Wave Media

6 / 7

Proyecto Arqueológico Uraca

Proyecto Arqueológico Uraca

Cráneo de un gato de las pampas con retazos de color rojo vivo en la cuencas.

Foto: Myke Scaffidi / Gamma Wave Media

7 / 7

Proyecto Arqueológico Uraca

Proyecto Arqueológico Uraca

Análisis de los diferentes cráneos en el laboratorio.

Foto: Myke Scaffidi / Gamma Wave Media

3 de noviembre de 2015

Un equipo de arqueólogos norteamericanos y peruanos ha descubierto doce cabezas trofeo humanas y una animal en el sitio arqueológico de Uraca, cerca de Corire, al suroeste de Perú, según informa Beth Koontz Scaffidi, la directora de las excavaciones. Las cabezas trofeo han sido halladas en un cementerio "intensamente saqueado" junto al complejo petroglífico de Toro Muerto, uno de los más grandes del mundo. Los restos son típicos del Horizonte Medio (600-1100 d.C.), el período de expansión del Imperio huari. Las doce víctimas fueron decapitadas, sus cabezas desolladas y perforadas para ensartarlas en cuerdas y exhibirlas en rituales públicos. Los arqueólogos también han descubierto el cráneo de un gato de las pampas que recibió el mismo tratamiento. La parte posterior del cráneo se rompió y sus ojos fueron extraídos y sustituidos por retazos de color rojo vivo. Este hallazgo prueba que "los felinos fueron utilizados en los rituales mortuorios y que no eran meras representaciones simbólicas en las obras de arte", según Beth Koontz, de la Universidad de Vanderbilt.

Los doce cráneos presentan traumatismos

"En los doce cráneos hay algún tipo de traumatismo causado antes o durante la muerte, por lo que las víctimas debieron de estar involucradas en una batalla. Las cabezas probablemente fueron tomadas por sus enemigos como trofeos de guerra", explica Beth Koontz a Historia National Geographic. "En la cerámica y textiles de culturas costeras peruanas como la nazca aparecen representadas numerosas cabezas trofeo humanas colgando de la cintura, hombros, cuello e incluso de la cola de divinidades animales antropomorfas", añade. Los investigadores han observado cuatro estilos diferenciados en los cráneos hallados en Uraca, entre ellos las cabezas trofeo utilizadas a modo de máscaras por la cultura nazca y las cabezas trofeo de la cultura huari, con una perforación en los huesos craneales. Los habitantes de Uraca eran agricultores, pastores de camélidos y especialistas en las artes textiles que recibieron influencias de la cultura nazca, al noroeste, y del Imperio huari, al noreste, con capital en Ayacucho. "Los análisis en el laboratorio nos permitirán fechar las cabezas trofeo y determinar si pertenecían a extranjeros, a gente de fuera del valle de Majes, lo que demostraría que eran trofeos de guerra", concluye Koontz.