Descubierto un submarino nazi en las profundidades de las Azores

Alec Forssmann

8 de febrero de 2017

En 1942, hace 75 años, la nave submarina nazi 'U-581' navegó por las Azores con el objetivo de hundir un buque británico, pero fue detectada por un destructor del mismo país...

Más información

Descubren unos diarios inéditos de Heinrich Himmler en un archivo ruso

Descubren unos diarios inéditos de Heinrich Himmler en un archivo ruso

El submarino U-581 de la Kriegsmarine, la marina de guerra de los nazis, ha sido localizado a casi 900 metros de profundidad al sur de la isla de Pico, en el archipiélago portugués de las Azores, según anunció el 3 de febrero la Fundación Rebikoff-Niggeler, creada en 1994 en la isla de Faial por el alemán Joachim Jakobsen. El submarino, del Tipo VII C, fue detectado por el destructor británico Westcott y quedó dañado por sus cargas de profundidad. La mañana del 2 de febrero de 1942, hace exactamente 75 años, el comandante nazi ordenó evacuar y hundir la nave, que con el tiempo se ha transformado en un arrecife de coral de aguas profundas, un auténtico paraíso para los científicos.

El U-Boot U-581, construido en los astilleros de Blohm & Voss, en Hamburgo, partió de Kiel en diciembre de 1941, navegó por la costa atlántica francesa y puso rumbo a las Azores con el objetivo de hundir el buque británico Llanggibby Castle, pero fue descubierto por el Westcott, que desbarató el plan con sus armas antisubmarinas. La tripulación alemana perdió a cuatro hombres y 41 fueron rescatados y se convirtieron en prisioneros de guerra. Walter Sitek, uno de los oficiales del U-581, nadó unos seis kilómetros por las gélidas aguas hasta la orilla de la isla de Pico, posteriormente fue repatriado a Alemania a través de España y continuó batallando en la Segunda Guerra Mundial.

Más información

Hallan un submarino británico de la Segunda Guerra Mundial frente a la costa de Cerdeña

Hallan un submarino británico de la Segunda Guerra Mundial frente a la costa de Cerdeña

Kirsten y Joachim Jakobsen, los operadores del fantástico sumergible LULA1000, localizaron el naufragio el pasado 13 de septiembre, tras una búsqueda de varios meses. El LULA1000 puede llevar a un equipo de tres personas hasta los 1.000 metros de profundidad, pero sobre todo es único por su cabina de plexiglás, desarrollada por la alemana Evonik Industries, un observatorio subacuático de gran calidad para realizar filmaciones o investigar la fauna de los fondos marinos.

Los Jakobsen detectaron el submarino de la Segunda Guerra Mundial durante otra investigación, mientras estaban tratando de filmar una especie de pez que vive en las aguas profundas. "El momento del hallazgo fue muy emocionante. El hermoso coral crece fuera del cañón, aunque el lugar del naufragio es, a la vez, bastante espeluznante. Se encuentra en la base de una pendiente pronunciada, en un jardín de coral. Me gusta mucho ver un submarino militar transformado en un arrecife de coral, creando nuevas formas de vida y no destruyéndolas", expresa Kirsten.