Descubierto un anfiteatro de madera en Carnuntum, al este de Viena

Alec Forssmann

4 de abril de 2017

La antigua ciudad romana de Carnuntum, a orillas del Danubio, ha sido investigada técnicas no invasivas que han permitido detectar todos los restos que se ocultan bajo tierra

Más información

Descubren una escuela de gladiadores en Austria

Descubren una escuela de gladiadores en Austria

Toda el área de la antigua metrópolis romana de Carnuntum, situada a orillas del Danubio y al este de Viena, ha sido investigada con georradar y con métodos geomagnéticos, sin realizar excavaciones, y se han podido detectar los restos de un tercer anfiteatro de madera, un barrio completo con tabernas, panaderías y tiendas, y otras infraestructuras básicas para la celebración de espectáculos de gladiadores, según informaron el pasado jueves el parque arqueológico Römerstadt Carnuntum y el Instituto Ludwig Boltzmann de Prospección Arqueológica y Arqueología Virtual, que ha aplicado los más novedosos métodos de prospección geofísica. En 2011 se descubrieron los restos de una escuela de gladiadores, en 2014 los primeros campamentos militares y en 2016 los cuarteles de los guardias del gobernador provincial romano. El nuevo mapa creado muestra por primera vez todos los restos romanos que se ocultan bajo tierra.

Los restos del anfiteatro de madera, cuya existencia se desconocía hasta la fecha, se encontraban ocultos bajo la muralla ciudadana de época posterior, a unos 400 metros al norte del anfiteatro de piedra cuyos vestigios aún se conservan. El anfiteatro de madera, con cimienos de piedra y presumiblemente cubierto con una estructura de madera, corresponde al espacio de ocio primigenio de Carnuntum y es uno de los pocos anfiteatros romanos de madera tan antiguos, junto con el de Künzing en Baviera y el de Londinium en Gran Bretaña. Una de las calles principales de la ciudad estaba flanqueada de tabernas, tiendas de souvenirs, termopolios (bares o restaurantes de comida rápida), un horreum para almacenar productos, una bodega y un gran horno, cuyos restos han sido hallados, donde se horneaba el pan necesario para alimentar a los 13.000 espectadores que cabían en el anfiteatro.