Descubierta la tumba de un guerrero en una necrópolis celta en Suiza

La construcción de un aparcamiento en Sion, al suroeste de Suiza, ha sacado a la luz tres tumbas excepcionalmente ricas: la tumba del guerrero, la mujer con torques y la chica del collar de oro

1 / 3

1 / 3

tumbasuiza1. El guerrero

El guerrero

Detalle de la tumba del guerrero, con su espada de bronce finamente cincelada y con pomo de marfil.

Foto: SBMA / ARIA SA

2 / 3

tumbasuiza3. La mujer con torques

La mujer con torques

Tumba de la mujer con torques, inhumada con joyas de bronce que incluyen cuatro torques o collares rígidos, un cinturón, dos alfileres para mantener el vestido fijo, dos brazaletes y un aro ornamental para el tobillo.

Foto: SBMA / ARIA SA

3 / 3

tumbasuiza2. La chica del collar de oro

La chica del collar de oro

Tumba de la chica del collar de oro, una tumba que contiene los restos de una joven y un collar elaborado con una serie de discos de oro finamente cincelados y dos pares de brazaletes.

Foto: SBMA / ARIA SA

Alec Forssmann

14 de agosto de 2017

Residuos de hace 4.000 años en un recipiente de madera descubierto en los Alpes

Más información

¿Qué hacía este antiguo recipiente de madera a 2.650 metros de altura?

Tres tumbas excepcionalmente ricas, pertenecientes a una gran necrópolis celta fechada entre el 850 y el 400 a.C., han sido descubiertas durante unas excavaciones previas a la construcción de un aparcamiento para la Fundación San José, en el sitio de Don Bosco, en Sion, al suroeste de Suiza. Los arqueólogos han desenterrado más de 30 tumbas, fechadas entre finales de la Edad del Bronce y la segunda Edad del Hierro, en una necrópolis tumular "de importancia nacional", según reconoció el viernes el Cantón del Valais. Las últimas excavaciones y estudios indican que la necrópolis ocuparía más de 10.000 m².

Increíble hallazgo en Inglaterra: 4 torques de oro de la Edad del Hierro

Más información

Así eran las joyas de las personas poderosas de la Edad del Hierro

Tres tumbas destacan por sus espléndidos ajuares funerarios: la tumba del guerrero, consistente en un hombre adulto enterrado con su espada de bronce finamente cincelada y con pomo de marfil, además de numerosos adornos y una navaja; la mujer con torques, inhumada con joyas de bronce que incluyen cuatro torques o collares rígidos, un cinturón, dos alfileres para mantener el vestido fijo, dos brazaletes y un aro ornamental para el tobillo; y la chica del collar de oro, una tumba que contiene los restos de una joven y un collar elaborado con una serie de discos de oro finamente cincelados y dos pares de brazaletes. Las excavaciones arqueológicas amplían el conocimiento sobre las prácticas funerarias del primer milenio a.C., pasando del entierro a la cremación de los restos.