Egipto

Cuatro noticias sobre el Antiguo Egipto

Nuevos detalles sobre la vida de la reina Khentkaus III y sobre la muerte del rey Senebkay, además de nuevos hallazgos de la dinastía XVIII en Luxor

1 / 4

1 / 4

Khentkaus III

Khentkaus III

Vista general de la tumba de la reina Khentkaus III, situada al sur del complejo funerario del rey Raneferef, en Abusir, al suroeste de El Cairo.

© JAROMÍR KREJČÍ, ARCHIVE OF THE CZECH INSTITUTE OF EGYPTOLOGY

2 / 4

Senebkay

Senebkay

El esqueleto del faraón Woseribre Senebkay (c.1650 a.C.).

© FOTO: JOSEF WEGNER / PENN MUSEUM

3 / 4

Estatuas de Sejmet

Estatuas de Sejmet

El ministro El-Damaty insepcciona el busto de Sejmet recientemente hallado.

© AHRAM ONLINE

4 / 4

Amenhotep

Amenhotep

Interior de la tumba del guardían de la puerta del dios Amón en el sitio arqueológico de Al Qarna, en la orilla oeste de Luxor.

© EGYPT ANTIQUITIES MINISTRY

5 de marzo de 2015

Estos días se han difundido cuatro noticias sobre el Antiguo Egipto: nuevos detalles sobre Khentkaus III, una reina desconocida hasta la fecha que vivió a mediados de la dinastía V; nuevos indicios forenses de los restos del faraón Senebkay, cuyo reinado coincidió con las dinastías XV y XVI, que confirman que fue atacado salvajemente por múltiples asaltantes; la excavación de dos bustos de la diosa leona Sekhmet pertenecientes a un peristilo del templo de Amenhotep III en Kom El Hitan, de la dinastía XVIII; y el hallazgo de la tumba de Amenhotep, el guardián de la puerta de Amón en Luxor, también fechada en la dinastía XVIII. 

El nombre de Khentkaus III apareció por primera vez el otoño pasado, en las paredes de un templo situado al sur del complejo funerario del rey Raneferef, en Abusir, al suroeste de El Cairo. Las inscripciones indican que la propietaria de la tumba fue la esposa del Rey y madre del Rey, es decir, la esposa del rey Raneferef y la progenitora del rey Menkauhor, según sostienen los arqueólogos. Las inscripciones son fascinantes porque demuestran que se trata de un miembro completamente nuevo de la familia real de la dinastía V, explica Miroslav Barta, el director de las excavaciones, según recoge un artículo de Daily News Egypt. Las mujeres, especialmente en el Imperio Antiguo, tenían una cantidad considerable de poder y prestigio, afirma la arqueóloga Salima Ikram en el mismo artículo, que también informa del hallazgo de fragmentos óseos que podrían pertenecer a la reina en cuestión.

En enero de 2014 se anunció el descubrimiento de la tumba del faraón Woseribre Senebkay, también desconocido hasta la fecha, quien fue uno de los primeros reyes de la dinastía de Abydos. El análisis forense de sus restos óseos indica que murió en el campo de batalla y se trata, por tanto, del faraón conocido más antiguo que falleció de esta forma, según explica el Museo Penn en un comunicado. El rey de Abidos tenía entre 35 y 40 años de edad y puede que fuera atacado por los hicsos mientras montaba a caballo. En su esqueleto se han localizado 18 heridas que penetraron en el hueso. Tres golpes fuertes en el cráneo conservan el tamaño y la curvatura de las hachas de guerra utilizadas durante el Segundo Período Intermedio de Egipto.

Una misión arqueológica dirigida por Horig Sourouzian ha excavado dos nuevos bustos de Sekhmet, la diosa con cabeza de leona, en un peristilo o recinto rodeado de columnas del templo funerario de Amenhotep III en Kom El Hitam, al oeste de Luxor, según informa Ahram Online. En su época fue el templo mortuorio más grande del área tebana, pero hoy se encuentra en un estado ruinoso y cubierto de arena, sólo se conservan los célebres Colosos de Memnón. Los arqueólogos excavaron previamente un total de 64 estatuas de Sejmet de diferentes formas y tamaños. 

Por último, el pasado 3 de marzo se anunció el descubrimiento de la tumba del guardían de la puerta del dios Amón en el sitio arqueológico de Al Qarna, en la orilla oeste de Luxor, según informaciones de Ahram Online. La tumba, en forma de T, pertenece a una persona identificada como Amenhotep, un individuo que ejerció de guardia del templo del dios Amón, probablemente durante la dinastía XVIII. El recinto funerario conserva unas pinturas murales magníficas que representan al propietario de la tumba con su mujer frente a una mesa de ofrendas, una escena de una diosa cuidando a un niño de la realeza y escenas de la vida cotidiana. La tumba fue dañada de forma deliberada en tiempos antiguos, expresa Sultan Eid, director general del Ministerio de Antigüedades en el Alto Egipto. El nombre y títulos del propietario, algunos jeroglíficos y escenas, además de los nombres de Amón, fueron deliberadamente borrados, añade.