Confirman el hallazgo del 'HMS Terror', un naufragio del siglo XIX

La agencia medioambiental del Gobierno de Canadá ha confirmado que se trata efectivamente del barco naufragado del explorador británico John Franklin

1 / 4

1 / 4

terror1. Cañón

Cañón

Cañón del HMS Terror hallado en el fondo del mar. 

Foto: Arctic Research Foundation

2 / 4

terror2. Interior

Interior

Interior del HMS Terror.

Foto: Arctic Research Foundation

3 / 4

terror3. Vajilla

Vajilla

Vajilla del barco en buen estado de conservación.

Foto: Arctic Research Foundation

4 / 4

terror4. Bahía del Terror

Bahía del Terror

El naufragio se encuentra en la bahía del Terror, en el lado suroeste de la isla del Rey Guillermo, en Nunavut, Canadá. 

Imagen: Google Maps

La agencia medioambiental del Gobierno de Canadá ha confirmado que se trata efectivamente del barco naufragado del explorador británico John Franklin

Más información

La expedición perdida de Franklin en el Ártico

La expedición perdida de Franklin en el Ártico

Parks Canada, la agencia medioambiental del Gobierno de Canadá, anunció el pasado lunes que "es un orgullo confirmar que el naufragio localizado en la bahía del Terror, en el lado suroeste de la isla del Rey Guillermo, en Nunavut, corresponde efectivamente al HMS Terror, el segundo barco de la desafortunada Expedición Franklin de 1845 para hallar el Paso del Noroeste". El hallazgo fue anunciado a comienzos de este mes por Arctic Research Foundation, una fundación privada canadiense.

La expedición de John Franklin (1786-1847), formada por dos barcos, el HMS Erebus y el HMS Terror, partió en 1845 desde Inglaterra con el objetivo de atravesar y explorar el último tramo del Paso del Noroeste, una ruta marítima que discurre por el océano Ártico y que une el océano Atlántico con el Pacífico. Los dos navíos desaparecieron y las expediciones de búsqueda fracasaron. El naufragio del HMS Erebus fue hallado en septiembre de 2014, después de una larga búsqueda, y el del HMS Terror ha sido anunciado dos años después. Los dos naufragios están separados por una distancia de unos cincuenta kilómetros.

Las inmersiones para examinar el HMS Terror se realizaron "en unas condiciones climáticas adversas y con poca visibilidad", según el comunicado de Parks Canada. "La cubierta superior del barco se encuentra muy cubierta de sedimentos y organismos marinos. Sin embargo, los buzos fueron capaces de observar ciertas características típicas o únicas de los barcos de exploración polar del siglo XIX, además de ciertas especificaciones en el diseño que eran comunes en ambos barcos, incluyendo tres mástiles, revestimientos de hierro en la proa y un timón de doble rueda", añade la nota de prensa.