Leicester

Confirmado: son los restos de Ricardo III

La Universidad de Leicester confirma que los restos mortales hallados en verano de 2012 pertenecen a Ricardo III de Inglaterra

1 / 4

1 / 4

Ricardo III de Inglaterra

Ricardo III de Inglaterra

Los restos de Ricardo III, muerto en combate, fueron enterrados en una iglesia de los franciscanos en Leicester, conocida como Greyfriars.

© UNIVERSITY OF LEICESTER

2 / 4

Ricardo III de Inglaterra

Ricardo III de Inglaterra

El esqueleto de Ricardo III presentaba, entre otras cosas, una curvatura en la columna vertebral y heridas en la parte posterior del cráneo.

© UNIVERSITY OF LEICESTER

3 / 4

Ricardo III de Inglaterra

Ricardo III de Inglaterra

El esqueleto de Ricardo III, que murió en 1485, a los 32 años de edad.

© UNIVERSITY OF LEICESTER

4 / 4

Ricardo III de Inglaterra

Ricardo III de Inglaterra

Las heridas en la parte posterior del cráneo fueron causadas posiblemente con una espada y una alabarda.

© UNIVERSITY OF LEICESTER

5 de febrero de 2013

La Universidad de Leicester confirmó ayer, lunes 4 de febrero, que los restos mortales hallados en verano de 2012 bajo un aparcamiento en el centro de la ciudad son, efectivamente, de Ricardo III de Inglaterra, el último rey de este país que murió en combate, en la batalla de Bosworth, en 1485. Esta aventura arqueológica, que arrancó el 25 de agosto con las primeras excavaciones y que ha causado un enorme revuelo mediático, ha concluido con un éxito insospechado. Los investigadores de la Universidad de Leicester han demostrado con abundantes pruebas, incluyendo el análisis del ADN, la datación por radiocarbono y el examen esquelético, que los restos óseos exhumados coinciden con las descripciones históricas de Ricardo III, el último rey de la dinastía Plantagenet.

Herido con una espada y una alabarda

El doctor Turi King, genetista de la Universidad de Leicester, ha confirmado que el ADN del esqueleto coincide con las muestras proporcionadas por un descendiente directo del rey, el canadiense Michael Ibsen, y con el de una segunda persona que ha preferido mantenerse en el anonimato. El estudio del esqueleto, a cargo del osteoarqueólogo Jo Appleby, ha revelado que el individuo era un varón y que tenía entre veinte y treinta años. Ricardo III contaba con 32 años en el momento de su muerte. El esqueleto también presenta una curvatura en la columna vertebral que coincide con la descripción física del rey. Las heridas en la parte trasera del cráneo, posiblemente causadas con una espada y una alabarda, concuerdan con las circunstancias de su muerte. Por otro lado, la datación por radiocarbono también coincide con el año de su defunción.