¿Cómo arrastraron los egipcios las piedras de las pirámides?

Según un estudio, vertían pequeñas cantidades de agua sobre la arena para facilitar el deslizamiento de los trineos

1 / 4

1 / 4

Construcción de las pirámides. Pintura mural en la tumba de Djehutihotep que data del año 1880 a.C.

Pintura mural en la tumba de Djehutihotep que data del año 1880 a.C.

 En ella aparecen decenas de obreros arrastrando un trineo que carga una estatua colosal y un personaje subido en la parte frontal del trineo vierte agua sobre la arena, presumiblemente para facilitar el transporte de la estatua

© DANIEL BONN

2 / 4

Construcción de las pirámides. La construcción de las pirámides

La construcción de las pirámides

Experimento realizado con un peso colocado sobre una bandeja y arrastrado sobre arena seca (a la izquierda) y húmeda (a la derecha). 

© DANIEL BONN

3 / 4

Kefrén. La pirámide de Kefrén

La pirámide de Kefrén

La construcción de las grandes pirámides de Gizeh fue una empresa titánica. La de Kefrén es la segunda en tamaño y la única que conserva parte de su revestimiento de piedra caliza.

SFGP / GTRES

4 / 4

Pirámide de Djoser

Pirámide de Djoser

Andamios alrededor de la pirámide de Djoser, en la necrópolis de Saqqara.

Foto: Petersens Pr / Cintec International

7 de mayo de 2014

Los diestros canteros egipcios tallaron los bloques macizos de piedra que después fueron transportados por el Nilo a bordo de grandes barcazas. A continuación los colocaron sobre unos trineos que centenares de obreros arrastraron hasta su emplazamiento definitivo. ¿Pero cómo los deslizaron por la arena reduciendo al máximo la fuerza de fricción o rozamiento y utilizando el menor número posible de obreros? Un equipo de físicos, liderado por Daniel Bonn, de la Universidad de Ámsterdam, cree haber hallado la solución. Demostramos experimentalmente que la fricción por deslizamiento sobre la arena se reduce de forma considerable al añadir algo de agua, pero no mucha, explican los investigadores en un estudio publicado a finales de abril en la revista científica Physical Review Letters.

Una pintura mural reveladora

El equipo de físicos no sólo ha demostrado su hipótesis mediante un sencillo experimento sino que también ha observado una pintura mural egipcia cuyo contenido resulta especialmente revelador. Data del año 1880 a.C. y decora una de las paredes de la tumba del nomarca Djehutihotep, en la necrópolis de Deir el-Bersha, en el Egipto Medio. En ella aparecen decenas de obreros arrastrando un trineo que carga una estatua colosal y un personaje subido en la parte frontal del trineo vierte agua sobre la arena, presumiblemente para facilitar el transporte de la estatua.

Esnofru, el gran constructor

Más información

Esnofru, el gran constructor

Según los autores del estudio, los egipcios comprobaron que con la arena seca se formaba un montículo frente al trineo que dificultaba su arrastre, pero a su vez el derramamiento excesivo de agua disminuía la dureza de la arena. De forma más general, la resistencia de fricción en el transporte sobre la arena es todavía un tema de debate. Nuestros resultados demuestran que la presencia de incluso pequeñas cantidades de agua y la polidispersidad pueden cambiar la fricción, y por consiguiente el comportamiento del flujo, de forma significativa, concluyen.